Quienes somos Inicio Poesías Recomendamos Nuestros productos Música y cine Entrevistas Noticias Revista Libro de visitas Mapa web Premios Www.ratondebiblioteca.es Visiones Miembros de Www.ratondebiblioteca.es

 Septiembre - 2020 

 L ¦ M ¦ M ¦ J ¦ V ¦ S ¦ D  M 

          1     2     3     4     5     6  

   7     8     9    10   11   12   13 

  14   15   16   17   18   19   20 

  21   22   23   24   25   26   27  

  28   29   30    30 

       Agenda cultural de
  www.ratondebiblioteca.es ©




   


Será mostrado si existe



Publicidad
Escrito por Apolo el 01/07/20

La Encrucijada


Aquel hombre despertó sobresaltado, después de pasar un noche de perros a causa de las vueltas y vueltas que dio en la cama por culpa de insomnio que le producía saber que de nuevo no ganó nada en la lotería. Esa misma que sorteaban después de las ocho pm y en un viejo radio transistor marca “National” el hombre escuchaba atentamente al locutor de la emisora que una con voz de sacerdote daba los últimos detalles del sorteo y con gran emoción decía;

¡Arrancan las ruedas fichét!

Ese sonido de las ruedas dando vueltas para anunciar el número ganador le paralizaba todos los sentidos y entrelazaba sus emociones porque supuestamente ese día sí tendría suerte. Pero de nuevo la fatalidad recaía sobre sus hombros y empezaba a maldecir a todo el mundo desde el papa de roma para abajo.

La frustración de saberse perdedor la pagó con el viejo radio que se llevó un estrellón contra la pared, afortunadamente este tenía un recubrimiento de cuero que lo libró de una avería futura que lamentar.

La mañana empezó con unos murmullos en la calle, y se veían pasar muchas personas raras que no vivían en el barrio las cuales se apostaban a la orilla de la carretera en actitud sospechosa.

A pesar de intuir que algo andaba mal el hombre prefirió tomar su sagrada taza de café negro mientras encendía la radio para escuchar las últimas noticias, la radio por supuesto estaba delicada y no salía la emisora que este buscaba si no que por el contrario sonaban las emisoras de música ranchera y de boleros que entretenían a los habitantes de la noche para que no se durmieran.

Esto hacía perder la paciencia del hombre que lanzaba la expresión;

¡Debe caer una peste que mate los músicos… para que se mueran todos…que no quede ni uno! De tanto necear el aparato logra ubicar una estación radial donde está sonando una sirena policial, era un efecto de sonido para anunciar una noticia extra o de última hora, el periodista anunciaba;

¡Se le acabó el tiempo al gobierno de “Lopez Michelsen” las centrales obreras dan inicio al paro programado para hoy 14 de septiembre de 1977!

Ese movimiento estaba tomado fuerza en las ciudades pero el gobierno central no pensó que se llevaría a cabo. Cuando aquel hombre escucha esto sale apresurado a tomar su transporte para ir a cumplir su sagrada labor de ganar el pan de cada día. Pero con lo que no contaba es que ya en las calles se hallaban los manifestantes bloqueando todo, quemando llantas y arrojando tachuelas a la carretera para que la parálisis fuera total y caótica.

No le queda otro remedio que devolverse a su casa en medio de un malestar que le recorría todo el cuerpo y lanzaba estas expresiones;

¡Malditos comunistas… quieren tomarse el país por la fuerza!

¡Deben lanzarse… a ver ¿quién? con cuatro dedos de frente vota por ellos!

¡Por eso añoro lo sabroso que se vivía en el gobierno de mi General “Rojas Pinilla”!

¡No! No es como este pelele “refiriéndose al presidente de turno”, ¡mano fuerte es que se necesita, para acabar con esos revoltosos que infringen la ley!

¡Todo ciudadano debe estar apegado a la constitución!

Entra nuevamente a su casa y se sienta en un mecedor alzando lo pies en un banquito de madera buscando comodidad para seguir escuchando la radio.

Sin sospechar que uno de sus hijos hace parte de los manifestantes, con la cara tapada cargaba un megáfono alentando al pueblo y diciendo;

¡Llegó la hora de levantarse contra este gobierno corrupto… y contra todos aquellos retrógrados que piensan que la dictadura es el remedio que necesita este país…!.


Libro de Visitas

Luis Alfredo Arroyo Osorio ©

Creative Commons License



Publicidad
Escrito por Apolo el 04/07/20

SALOMÓN Y EL SASQUATCH I


Los eventos paranormales parecen interesarle solo a un selecto grupo de personas o aquellos que son tratados como locos o salidos de otro mundo.

Este es el caso de Salomón Burgos Carvallo un gomoso y excéntrico fanático de fenómenos y experiencias que están al margen de la explicación científica o del entendimiento humano.

En su lista de aficiones salomón tiene los avistamientos de ovnis, contactos con médiums para sesiones espiritistas, caza de fantasmas y brujas, sesiones con la tabla ouija o güija, pero la que más le llamaba la atención y la que le había gastado la mayor parte de su tiempo hasta el punto de hacerlo olvidar si era de día o noche era la leyenda de pie grande, big foot o sasquacht como es conocido este fenómeno en inglés.

Este se refiere a la posible existencia de un ser de aspecto simiesco de gran tamaño, de pelaje largo y mal oliente, robusto con los ojos de color rojo que brilla por las noches y que emite chillidos escalofriantes en los bosques donde al parecer habita, pero sobre todo dicen que tiene unos enormes pies por eso le dan ese nombre.

Los aficionados al tema tienen identificada y demarcada las zonas donde habita el posible ser y donde se han presentado los posibles avistamientos, dicha zona es el pacífico noroeste de los Estados Unidos y parte de Canadá. Nos referimos desde los estados de Washington, Oregón, Idaho y Wyoming.

En este terreno además de las zonas pobladas predominan unas escarpadas montañas y densos bosques en los cuales pie grande es el pan de cada día desde mediados de la década de los años cincuenta del siglo veinte cuando comenzaron los rumores de la existencia del ser.

En sus redes sociales Salomón compartía toda una serie de informaciones y datos muy interesantes sobre estos acontecimientos todo esto cargado de fotos, vídeos y comentarios de otros expertos que habían sido su inspiración.

Lógicamente recibía voces de aliento y muchas pero muchísimas felicitaciones con la famosa manito con el dedo arriba la ansiada recompensa en este universo de la globalización digital.

Salomón había realizado viajes investigando avistamientos de ovnis en la Riviera maya en México y hasta en una sesión con chamanes descendientes de los incas en nazca la región arqueológica más conocida del Perú.

Nada de esto lo embriaga tanto como cuando se interesó por la leyenda de pie grande, afición que nació al ver un documental una noche de esas que el sueño es bastante esquivo y desde ese día se le convirtió en algo más que una obsesión.

Empezó a recopilar mucha información referente al tema en mención hasta el punto de no escatimar recurso alguno en la búsqueda de cualquier dato que le permitiese ser una autoridad en la materia, pero le faltaba lo más importante organizar una excursión solo o acompañado a la zona de los avistamientos.

En una de sus redes sociales organizó un grupo de aficionados al tema debido al poder de convocatoria que tiene dicho medio la cual fue un éxito.

En poco tiempo había conseguido armar toda una red de aficionados, unos interesados en el viaje y otros muy pocos que les brindaban algo de financiación con tal de tener evidencias creíbles y tangibles del fenómeno.

La obsesión por el del sasquacht se la había convertido en algo patológico, perdió varios kilos de peso organizando actividades que le permitieran reunir los recursos necesarios para emprender un viaje más que aventurero que le permitiese encontrar a la criatura y fotografiarlo o lo más osado gravar un vídeo que lo lanzaría a la fama ya que hasta la fecha solo abundaban las especulaciones.

La madre de Salomón una señora ostentosa y de vida llena de oropeles en los clubes sociales y reuniones de té con elegantes damas de sociedad, decide en un arranque de mesura organizar una tertulia con sus colegas las famosas damas rosadas, a estas les explica la travesía que emprendería su hijo y de inmediato logra que le brindaran apoyo económico en esta audaz pero peligrosa misión.


Libro de Visitas

Luis Alfredo Arroyo Osorio ©

Creative Commons License



Publicidad
Escrito por Apolo el 07/07/20

SALOMÓN Y EL SASQUATCH II


Al fin logró contra viento y marea organizar todo lo del viaje desde su equipaje hasta sus documentos, estos últimos por poco se le retrasan debido a su linaje judío sefardita. Organizó su expedición saliendo desde Bogotá Colombia donde se reuniría con uno de los dos temerarios expedicionarios con pinta de mochilero que había conocido por redes sociales los cuales lo apoyarían en dicha aventura.

Los compañeros de viaje de Salomón eran Andy Legarda un ecuatoriano de nacimiento pero neoyorquino por adopción ya que vivía en la ciudad de los rascacielos desde muy temprana edad, este los esperaría en portland (Oregón) punto de partida de la expedición.

El otro solo se hizo conocer como “Piscis” tenía acento chileno y lógicamente debía tener su nombre con su respectiva nacionalidad pero prefería que lo llamasen por ese seudónimo.

De Bogotá partieron un día lluvioso de agosto en viaje de clase económica rumbo a lo desconocido, embarcados en una aventura que se convertiría en hazaña o en fracaso eso solo el destino lo sabría.

Durante el viaje piscis y salomón departían en una animada charla con un solo tema en mención. Las risas y rostros de admiración entre las partes hacían el viaje más cómodo.

En el itinerario figuraban unas trece largas horas de viaje con dos escalas una en Houston (Texas) y la otra en san Francisco (California).

Al llegar a su destino la empatía entre los dos aventureros se hacía evidente lo que presagiaba que el periplo sería un éxito.

En el aeropuerto de portland escribieron el nombre de Andy en un cartón que les facilitó un dependiente de aseo y limpieza del terminal aéreo. Se quedaron en la salida de vuelos internacionales para propiciar el encuentro con el otro viajero que había acordado que los ubicaría en dicho sitio.

La espera se percibía poco a poco hasta que un alarido poco usual en esas latitudes rompe el serenado silencio con un “Hello friends how are you” en un perfecto inglés para luego soltar una carcajada y en un despistado español lanza otro grito “Ok…men… soy Andy”.

Salomón y piscis se acercaron a Andy como haciendo un reconocimiento del personaje, pero luego se saludaron en un efusivo abrazo como si fueran viejos conocidos. Caminaron hasta un pequeño sitio comercial y se tomaron un café mientras se ponían al día en las conversaciones que solo habían tenido vía correo y redes sociales.

La admiración de Salomón por la ciudad no la podía disimular sobre todo al salir de aeropuerto y lanza una mirada al horizonte donde se asomaba la majestuosa montaña Hood con su casco nevado que reflejaba los tenues rayos del sol que impávido se asomaban en un frío amanecer.

De inmediato improvisaron una reunión en las afueras del sitio en mención departieron durante unos quince minutos sobre la expedición que comenzarán al día siguiente debido al cansancio que agobiaba a los viajeros que venían de Colombia.

En dicha conversación Salomón estaba distraído por la belleza de los parajes que divisaban sus asombrados ojos, todo le parecía de una belleza infinita nunca antes vista en otros sitios.

Andy había estudiado la zona cercana al aeropuerto y contactó el alojamiento en un hotel de bajo presupuesto localizado a orillas de la ruta ochenta y cuatro. En donde se instalarían esa noche que sería muy larga porque ultimarían detalles de la expedición, el primer sitio sería “blue mountains” cerca del “wallowa –whitman national forest”.

A la mañana siguiente salen rumbo al parque nacional antes mencionado apreciado por su vegetación de grandes extensiones de abetos y pinos gigantescos difíciles de calcular su altura.

Salomón extasiado al ver las corrientes cristalinas que bañan al parque que parecían irreales y las traslúcidas aguas dejaban ver a los peces, se veían tan claramente que algunos aun de ser de gran tamaño podían tomarse con las manos, esto era algo de ensueño para salomón que no salía del asombro por tal belleza natural.

Mientras el sol tímidamente se insinuaba en el panorama las corrientes de gélido viento los atacaba mansamente que por momentos hacía que se detuvieran y empezaran a realizar movimientos para no dejar enfriar al cuerpo.

Llegó el momento de una parada obligatoria para organizar la expedición al punto exacto que visitarían primero, Andy tenía fuertes indicios de que en ese lugar se habían presentado avistamientos de la criatura recientemente.

Andy tenía unas coordenadas bien demarcadas, el punto señalado era unos veinte grados al Oeste del Lago Strawberry, en ese lugar había noticias que divisaron a la criatura descansando y tomando sorbos de agua.

Esas coordenadas que celosamente guardaba Andy despertaron la atención en Salomón y generaron en este algo de envidia al no tenerlas él en sus manos.

Caminaron por un par de hora adentrándose en el bosque frío y húmedo hasta que Andy dio la señal de pare con su mano alzada, de inmediato se detuvieron todos se miraron a las caras se limpiaron algo de sudor a pesar de tener una temperatura agradable. Se sentaron sacaron de sus mochilas de viaje comida enlatada y departieron por espacio de media hora.

Nuevamente inician la marcha al sitio previamente mencionado cuando de pronto el viento arrecia y empieza a caer una tenue pero pertinaz llovizna muy fría provocando desconcierto en los tres aventureros los cuales deciden quedarse cerca y buscar refugio para guarecerse de la lluvia que poco a poco se hacía más intensa.

Las horas pasaron y Andy mostraba desespero al ver que la llovizna no paraba y cada vez la temperatura bajaba lentamente, Piscis y salomón mantenían la calma para no preocupar a su otro compañero que visiblemente se notaba afectado por la situación.

Unas cinco o seis horas después la lluvia empezó a ceder pero ya se asomaba el ocaso y los pocos minutos de claridad se empezaban a consumir rápidamente.


Libro de Visitas

Luis Alfredo Arroyo Osorio ©

Creative Commons License


Esta web ha sido creada por www.ratondebiblioteca.es 2007-2020 ©
Contacto ¦ Legalidad