Quienes somos Relatos Inicio Recomendamos Nuestros productos Música y cine Entrevistas Noticias Revista Libro de visitas Mapa web Premios Www.ratondebiblioteca.es Visiones Miembros de Www.ratondebiblioteca.es

 Diciembre - 2021 

 L ¦ M ¦ M ¦ J ¦ V ¦ S ¦ D  S 

                 1     2     3     4     5  

   6     7     8     9    10   11   12 

  13   14   15   16   17   18   19 

  20   21   22   23   24   25   26  

  27   28   29   30   31    4 

       Agenda cultural de
  www.ratondebiblioteca.es ©




   


Será mostrado si existe



Publicidad
Escrito por Doreli el 06/11/21

APRENDÍ


A vivir sin tus entrañas

aun cuando las mías

-estas que llevo dentro sin propósito

o razón alguna-

iban languideciéndose

como flores marchitas

sin darme cuenta.

Aprendí a contar en saco roto

con desértica mirada

los infames tic-tacs

del pedazo burlón de reloj,

formando sus días

con cuarenta y ocho horas

de doler la ausencia.

Aprendí a enjugar mis lágrimas de mar

en su tibia carrera cuesta abajo

con el triste pañuelo roto

de algunas cosas buenas

que habían quedado por ahí

en mudo y ciego vacío

en el desvencijado ático

de un cítrico recuerdo.

Aprendí a nadar

en la insignificancia

de contadas arenas

que hacían remolinos para asfixiarme

y a estirar la mano

para atrapar del viento

-entre mis dedos casi fríos-

unas cuantas bocanadas

evitando el estertor.

Aprendí a no sé qué.

A ser tal vez…

un robot sofisticado.

Una autómata sin alma.

Una muerta encarnada entre vivientes.

O un ser viviente sin osamenta

entre los muertos.

Todavía no sé

si aprendí a caminar la vida

o si voy aún a gatas por el suelo.


Libro de Visitas

Dora Elia Crake Rivas ©

Creative Commons License



Publicidad
Escrito por Doreli el 21/11/21

LUNAS DE ROJO PARDO


Se fue la niña de mis ojos buscándolo

como se busca vivir.

Una burbuja de aire en el agua

para un respiro,

un vestigio de lluvia en el desierto

por instinto de conservación.

Y en el devenir de ilusorios elefantes rosas

se colgó de un espejismo,

de un fraccionado esquema.

Ella paseaba su vista, mientras,

yo me traslucía en la palidez

de aquellos haces de luna pardo-rojos,

-tigres blancos manchados de sangre-

Y las esquirlas que horadaban la noche

iban haciendo mella en el alma

como luces que se llevan de tropiezo cada sombra.

Manojos de heno.

Alimento de ilusiones huecas

que se habían marchado hacía mucho

repiqueteando tenaces,

como la lluvia con cada beso

que le da a la tierra.

Y qué hago yo bailando en un pie,

esperando guarecerme,

colectando vacíos húmedos,

si me inundan de cualquier manera.

Y luego, cuando éste labio mío superior

pruebe la amarga lágrima

que marca una despedida,

no habrá luz del sol más cercano

–físico o supuesto-

colgando de manos en el cielo.

O pintado en un óleo mágico

que pueda entibiar mi escarchada piel.

Ni consuelo de canto de ave

que pueda alegrar mis entristecidos arenales.


Libro de Visitas

Dora Elia Crake Rivas ©

Creative Commons License



Publicidad
Escrito por Doreli el 27/11/21

CAPERUCITA Y EL LOBO


Entre apresures de la multitud,

en la estela de aquella fría noche,

me fui apartando sin darme cuenta,

adentrándome en aquel sendero solitario.

Él allí

-y por allá también-

se movía ágilmente al acecho,

depredador,

hipnóticos ojos voraces los suyos.

Merodeándome

me puso en su mapa…

yo en sus planes;

su próxima suculenta cena.

Me notó difusa,

desapercibida de mi entorno,

gacela sin guardia.

Fijó su meta en mí a filo de colmillo

-ataque inminente-.

Me habló con dulzura diciendo no sé qué.

Al sentir mis manos frías

me ofreció un café caliente,

ambrosía reconfortante de dioses.

Luego,

un cálido abrazo de aparente ternura

"voy a protegerte de las estrellas

que quieren robar tu brillo y tu luz"

-me dijo-

Yo,

esa noche en particular,

pisaba el suelo sin alma

y a voz muda,

gritaba hambrienta de amor.

Y fueron sólo -y nada más-

hablares de su hábil conquista,

que habría utilizado mil veces.

Y fui carne fresca…

él, bestia en acción.

Me di sin malicia.

No había jamás encontrado

un lobo en mi camino.

Caí en la trampa de sus garras

pernoctadas y fatales.

Ahora, aquí en desvelo,

lamo mis propias heridas.


Libro de Visitas

Dora Elia Crake Rivas ©

Creative Commons License


Esta web ha sido creada por www.ratondebiblioteca.es 2007-2021 ©
Contacto ¦ Legalidad