Quienes somos Relatos Inicio Recomendamos Nuestros productos Música y cine Entrevistas Noticias Revista Libro de visitas Mapa web Premios Www.ratondebiblioteca.es Visiones Miembros de Www.ratondebiblioteca.es

 Septiembre - 2021 

 L ¦ M ¦ M ¦ J ¦ V ¦ S ¦ D  V 

                 1     2     3     4     5  

   6     7     8     9    10   11   12 

  13   14   15   16   17   18   19 

  20   21   22   23   24   25   26  

  27   28   29   30    24 

       Agenda cultural de
  www.ratondebiblioteca.es ©




   


Será mostrado si existe



Publicidad
Escrito por Tenreiro el 17/05/21

Negra noche


Negra noche que me cubre

de lágrimas de sangre, de amargura como en los tiempos que antojo lejanos,

cuando no éramos dos tú y yo, sino uno.

Era aquel calor de tu cuerpo

quien daba vida a mis entrañas.

vacías éstas de sueños,

tan llenas de miedos.

Quisiera por una vez exhalar un último aliento

quién sabe si por orgullo o por deseo,

pero marchitaron las ganas

mientras el tiempo caminaba lento.

Mi vida es, en fin, aquel espejo

que ofrecía la imagen solitaria

de quien tiene todo por decirlo

pero muere en el último intento.


Libro de Visitas

Marta de la Vega Tenreiro ©

Creative Commons License



Publicidad
Escrito por Doreli el 22/05/21

ASFIXIAS DEL TIEMPO


Fue creciéndole musgo, cubriendo de verdosa capa las coyunturas, asfixiando cualquier partícula de movimiento que existiera acaso aún en las articulaciones de su alma. Se había hecho larga la espera, roedora e interminable. Deseaba depositar en ella sus besos y sueños. Vamos, en ella completa, incluyendo las células más allá de su cuerpo y sus alrededores, más allá del engranaje del tiempo, más allá del ambiente medio donde caminaba y se movía, más allá del viento que la rozara al lamerla con sus ondas frías o cálidas, más allá de la distancia y los imposibles y de las cadenas sin nombre ni identidad que lo acorralaban. Quería besarle los suspiros, la mirada, las fuentes, los puntos cardinales, los siete mares y las maravillas del mundo, las angustias, los deseos y alguna que otra fina estría que le descubriera al recorrerla. Y no había aliados o cómplices entre los astros del universo que se alinearan… Y fue dándose cuenta también que el musgo es bello, fértil y hospitalario con la humedad robada de cualquier raíz, pero es mortal a la piel del árbol que se abraza.


Libro de Visitas

Dora Elia Crake Rivas ©

Creative Commons License



Publicidad
Escrito por Doreli el 29/05/21

NO SÉ SI LLUEVE


Y me quedé trastabillando en la banqueta con el dolor a cuestas en mi humanidad. Mas dime tú amor ¿qué hago ahora contra el manojo de olvido me has lanzado a pedradas? Si ya no me quedan fuerzas para luchar y me parto en la corriente de estas olas enfurecidas. Si mi coraza está llena de abolladuras y algunas tan profundas que se cuelan hasta mi piel tus dagas con intentos de muerte para mí. Vago perdida entre calles de pueblos sin nombre envuelta en su polvareda rodeada de perros lastimeros tan famélicos como mi alma. Perdone caballero andante ¿dónde está la calle que lleva a mi amor? ¿Tiene un paraguas me preste un momento? No sé si llueve o son mis ojos.


Libro de Visitas

Dora Elia Crake Rivas ©

Creative Commons License



Publicidad
Escrito por Doreli el 20/06/21

A FLOR DE LABIOS


Me recuerdo vaporosa, descalza de pudores, desvestida a quedar tan solo un hilo, caminando junto a él los andares de su cama, tan incendiarios y dulces, de espalda y pecho, muslos y cadera, de lado, retaguardia y frente a frente de mi amante principesco, colgada de sus brazos y prendida a su boca llena de arcanos altares. Me recuerdo tumultuosa, también exagerada, en tormentas nebulares de hormonas salvajes que incitaban mis deseos, para arder en su pira solo de pensarle. Me recuerdo catastrófica, de nacientes y jóvenes suspiros, en crescendo a mis pulmones, al brincar su nombre, tan mágico, en la flor de mis labios. Lo recuerdo viril e incontenible, voraz y lobo alucinado, joven caballero, de alas en extensos cielos, testigo ocular de portentos naturales, cuando se extendía cruzando a raudal las nubes, navegando los vientos… y muy en lo alto un techo de estrellas que parecían murmurar sutiles te quiero. Me recuerdo fascinada junto a él, adorando de puntillas su mundo y muriendo de locura en sus brazos, cada atardecer, cuando pisábamos la tierra.


Libro de Visitas

Dora Elia Crake Rivas ©

Creative Commons License



Publicidad
Escrito por Orellana el 27/06/21

SE PARECE A UNA NIÑA


Se parece a una niña cuando

sonríe y sus ojos no mienten,

toda esa alegría, que nace en

su alma.

Se parece a una niña que

dejó de llorar al sentir en su

frente, el beso milagroso de

una madre. Y me quedo

mirando, cuando intenta

contar las cosas de su vida

y me sorprende pues nunca

olvida, esos detalles pequeños,

que aumentan mis ansias de

escuchar el final. Paciente

sólo dice, que el secreto de

contar una historia, está allí,

en esos detalles que provocan

sonrisas y a veces una lágrima.

Se parece a una niña cuando

toma mi mano y logro sentir,

allí, en esa manos entrelazadas

que sus miedos se pierden.

Y provoca los míos, pues siento

que en su rostro de seda que

hoy parece brillar, aún se pueden

ver los caminos marcados por

tantas lágrimas de ayer y no

quiero que sufra otra vez,

esperando escuchar… un te amo.

Pero sé que su amor que es tan

grande, que algún día sanará las

heridas de este corazón que

hoy sufre.


Libro de Visitas

Mario René Orellana Gutierrez ©

Creative Commons License



Publicidad
Escrito por Doreli el 28/06/21

AQUÍ ESTOY


Te espero a la vera del camino,

en este hilo delgado

que marca la vida

y su otra mitad

-la tenacidad de la muerte

y su revestida impaciencia-.

Te espero también a veces

sentada tranquilamente,

callada,

en meditación…

a la hora de la tarde,

bajo el ala de mi pórtico

ondeando mi bandera

blanco-marfil.

Te esperaré

mientras mi aliento respire,

entre el crepúsculo

bordeado de luciérnagas,

en la noche de estrellas dibujada

-a la orilla de la luna

que me susurra tu nombre-

y al filo del amanecer,

al abrir el sol mis ojos

entre mis cristales.

Aquí estoy amor…

Pacientemente esperándote

entre mis sábanas frías

que te llaman para conjurar el cielo

y conjugarnos en el verbo juntos.


Libro de Visitas

Dora Elia Crake Rivas ©

Creative Commons License


Esta web ha sido creada por www.ratondebiblioteca.es 2007-2021 ©
Contacto ¦ Legalidad