Quienes somos Relatos Poesías Inicio Nuestros productos Música y cine Entrevistas Noticias Revista Libro de visitas Mapa web Premios Www.ratondebiblioteca.es Visiones Miembros de Www.ratondebiblioteca.es

 Mayo - 2017 

 L ¦ M ¦ M ¦ J ¦ V ¦ S ¦ D  V 

   1     2     3     4     5     6     7  

   8     9    10   11   12   13   14 

  15   16   17   18   19   20   21 

  22   23   24   25   26   27   28  

  29   30   31    26 

       Agenda cultural de
  www.ratondebiblioteca.es ©




   


      "Un hogar sin libros es como un cuerpo sin alma." Cicerón (106 a.C.-43 a.C.)

Será mostrado si existe Comentario  Comentario  



Publicidad
Escrito por Ananke el 11/01/10

Los Juegos del Hambre de Suzanne Collins Pinche en el enlace para votar



Los Juegos del Hambre de Suzanne Collins

Resolución de la imagen 336x500

Me siento delante del ordenador y abro la carpeta de “Libros para recomendar en Ratón de Biblioteca” mientras ojeo con rapidez los títulos que he elegido: clásicos, mucha novela histórica, algún libro de misterio (en ocasiones un tanto dudoso) y el doble de títulos de fantasía épica, mi género literario predilecto. Cuando escribo sobre un libro es porque realmente me ha gustado o porque, al contrario, me ha parecido horrible, aunque siempre es más agradable recomendar un buen libro que criticar negativamente. Miro la lista. Pienso. La vuelvo a mirar. Descarto títulos, libros en los que ahora mismo no me apetece volver a recordar. Dudo. Quizá hoy no sea un buen día para escribir y menos para recomendar un buen libro. Estoy a punto de cerrar todo, ordenador incluido, cuando me fijo en un título en concreto: Los Juegos del Hambre, de Suzanne Collins (guionista de programas de televisón ifantil y autora de novelas juveniles)

Se trata de uno de los libros que he leído estas fiestas, así que lo tengo muy reciente; no tengo que hacer un gran esfuerzo recordando, así que casi sin pensar abro un nuevo documento de Word y me pongo a escribir.

¿Te gusta leer?

Permíteme que responda por ti: . ¿Por qué lo sé? No tengo una bola de cristal mágica, no se echar las cartas ni leer los posos del café, pero sé que te gusta leer porque sino no estarías leyendo esto. Obvio.

Hace mucho tiempo descubrí que las verdades absolutas se quedan en nada en el mundo literario, lo que los críticos expertos ensalzan a mí me puede parecer una broma pesada, esa novela que a ti tanto te emocionó me puede dejar completamente indiferente, fría o los libros que te recomiendo a cuenta gotas (prefiero mil veces leer a escribir) puede que te gusten o que te dejen un ligero amargor de decepción.

Tú eres el lector. Tú eliges.

“¡Me presento voluntaria! -grito, con voz ahogada-. ¡Me presento voluntaria como tributo!”

“En el escenario se produce una pequeña conmoción. El Distrito 12 no envía voluntarios desde hace décadas, y el protocolo está un poco oxidado. La regla es que, cuando se saca el nombre de un tributo de la bola, otro chico en edad elegible, si se trata de un chico, u otra chica, si se trata de una chica, puede ofrecerse a ocupar su lugar.”

(Los Juegos del Hambre, página 15)

Argumento

En un futuro hipotético e indeterminado, en una tierra que en nuestra época es la nación más poderosa del mundo, sólo existen el Capitolio y Panem, dividido en doce distritos. Todo indica que una serie de desastres climatológicos y de guerras han conducido a la población al estado en el que se encuentra. El Capitolio gobierna con mano de hierro a los doce distritos, si hoy en día los recursos del planeta están mal repartidos y es algo de lo que todos somos conscientes, porque mientras unos se llevan los grandes pedazos de la tarta otros se tienen que conformar con las migajas y los más pobres, en ocasiones, con nada, lo que sucede en ese mundo futuro viene a ser lo mismo pero más exagerado.

¿Qué ocurre cuando unos pocos privilegiados poseen el control absoluto sobre los recursos y la población? Cuando los distritos se revelaron contra el poder supremo del Capitolio, éste destruyó al Decimotercer Distrito e impuso una nueva tradición: Los Juegos del Hambre.

Cada año, un chico y una chica de cada distrito de entre doce y dieciocho años son elegidos para participar en Los Juegos del Hambre, un macabro reality de televisión que todos están obligados a ver. Los adolescentes, conocidos con el nombre de tributos, tras unas semanas de preparación y entrenamiento, son encerrados en un enorme estadio que cada año varía: puede ser un desierto, una selva, una pradera o un bosque. El espectáculo está a punto de comenzar. El juego consiste en asesinar a veintitrés chicos y chicas normales, desconocidos, que en el estadio se convierten en enemigos impecables, el público sediento de sangre observa el macabro juego. Los Distritos de Panem soportan la humillación de ver como dos adolescentes mueren de la manera más denigrante posible delante de las cámaras sin que nadie pueda hacer nada. Al final, sólo pude quedar un vencedor.

Katniss, una chica de dieciséis años que vive en el distrito minero, el más pobre de todos, se ofrece un año a participar en los juegos en lugar de su hermana menor que ha sido elegida…

The show must go on

Personajes:

Katniss Everdeen: la narradora de la historia y el personaje central de la trama. Se trata de una chica de dieciséis años que vive con su madre y su hermana menor, Prim. Katniss es dura, a veces hasta puede parecer insensible, pero también profundamente leal y valiente. Katniss adora a su hermana y no duda en sacrificarse por ella. Es una buena cazadora y muy buena con el arco. Un personaje muy bien esbozado por la autora con el cual es muy fácil sentir empatía.

Peeta Mellark: hijo del panadero es el otro elegido del Distrito Doce para participar en los juegos. Transmite serenidad y nobleza. Katniss se siente en deuda con él por algo que sucedió en el pasado. Se le da bien la lucha libre.

Gale: es el mejor amigo de Katniss, su compañero de caza. Cuando su amiga es elegida, le promete que cuidará de su madre y de su hermana.

Haymitch: el único vencedor de los juegos del hambre del Distrito 12 que todavía vive, convertido en un hombre rico, solitario y alcohólico. Se supone que debe ayudar y aconsejar a los dos tributos de su distrito. Aunque no se dice, se intuye perfectamente la causa de su alcoholismo: nadie en su juicio puede salir indemne de esa prueba infernal; unos mueren, el vencedor lleva su conciencia veintitrés muertes.

Los tributos: a parte de Katniss y Peeta hay otros veintidós tributos que luchan por lo mismo: sobrevivir y erigirse como vencedor. Hay una niña de doce años, Rue, que a Katniss le recuerda a su hermana.

Otros datos:

Se trata de una novela escrita en un tiempo verbal extraño en la narrativa: el presente de indicativo en primera persona, por lo que conocemos la historia y los hechos desde la perspectiva personal de Katnisss. No resulta complicada de leer, tiene una estructura sencilla y está dividida en tres partes.

Me han llamado la atención las nuevas especies animales, “los mutos” como las abejas y los pájaros.

La crueldad del Capitolio no deja de ser sorprendente: no sólo los tributos se tienen que matar unos a otros sino que deben ofrecer un espectáculo ante las cámaras de televisión: han convertido la muerte en un juego y cuando la muerte es una mera distracción, la vida no tiene ningún valor.

El libro será llevado al cine, como la mayoría de las novelas juveniles de éxito en los últimos años. No me suelo fiar demasiado de las versiones cinematográficas pero en este caso es la propia autora, Suzanne Collins, quien hará el guión de la novela.

Reflexión:

No creo que nadie se pregunte si el libro me ha gustado porque la respuesta es clara como un arroyo de montaña: me ha encantado, he devorado cada palabra, cada línea, es una historia de adolescentes que no se queda en la superficie. Quizá he echado de menos un poco un poco más de información sobre que llevó a la humanidad a esa situación y un poco mas de descripción de ese “nuevo mundo”.

Supongo que casi todos los lectores del libro nos hemos hecho la misma pregunta: ¿es tan descabellada la idea que propone la autora? Yo pienso que no. ¿Qué habría pensado Orwell si le hubieran dicho que unas pocas décadas después de la publicación de su novela iba a haber un programa de televisión claramente influenciado por él? No me gustan los realities me parecen el último invento de la sociedad de masas para mantener contenta a gran parte de la población. Hace más o menos unos diez años, cuando empezó Gran Hermano yo alucinaba literalmente: como suelo vivir en mi mundo particular no me enteraba de nada y pensaba, ilusa de mí, que la gente hablaba del libro de George Orwell o de una nueva película.

Me equivocaba. Pensé que no iba a tener éxito porque, ¿a quién en su sano juicio le gustaría ver a un grupo de desconocidos habitando un espacio común? De nuevo, me equivocaba. No sé si llamarlo cotilleo puro y duro o voyerismo pero, por extraño que pueda parecer, hay muchas personas viendo como otras sacan a la luz sus pequeñas flaquezas y miserias, observando la vida de otros en lugar de vivir la propia. Pero Gran Hermano es el más conocido pero no el único.

¿Vale la pena denigrase por unos minutos de fama? Los romanos tenían su panem et circenses, nosotros la televisión y el fútbol. Todo es lo mismo, todo tiene el mismo mecanismo: mantener contenta a la población y de ese modo, mantenerla controlada.

Para mí los Juegos del hambre son una deliciosa crítica no aun futuro hipotético sino a nuestra época actual; Suzanne Collins utiliza el pretexto de retratar una sociedad futura desde la óptica de una adolescente de dieciséis años, pero cualquier lector ve reflejados en sus páginas los defectos de nuestra sociedad post secular. Todos los defectos aparecen ¿exagerados? Pero claramente reconocibles.

La palabra dictadura no aparece en ningún momento en el libro pero, sin duda, es el mejor término para expresar el sistema de gobierno de esa sociedad futura que ha dejado muy atrás las buenas intenciones de un mundo mejor, más justo. Cuando lo leía, más que pensar en la sociedad medieval lo hacía en el sistema de castas de la India o en la jerarquía social de la antigua Esparta. Pero no hace falta remontarse tan lejos en el pasado, como decía unas líneas más arriba, Los Juegos del Hambre de Suzanne Collins son una crítica a nuestro presente y quizá nuestro futuro más inmediato.

¿Dónde está realmente el limite de deseo de poder y control sobre los demás del ser humano?


Libro de Visitas

Rita C. Rey. Ananke. ©

Creative Commons License



Publicidad
Escrito por Athaires el 14/04/11

Elogio de la madrastra de Mario Vargas Llosa Pinche en el enlace para votar



Elogio de la madrastra

Resolución de la imagen 450x391

El libro vio la luz en 1988 bajo la portada del cuadro Alegoría del triunfo de Venus del pintor Angelo Bronzino del siglo XVI, pero llega a mis manos con la edición de 1993 de 204 páginas considerada dentro de las diez mejores novelas de Mario Vargas Llosa.

Por la temática de la misma, la novela fue dedicada Luís García Berlanga Martí en la edición española, sin embargo eso fueron meros trámites de edición. Una manera más de darle alegoría y fama, quizás postulado hacia las ventas o tal vez… una forma de honrar al que en su momento era el editor de la colección, al igual que las seis fotografías intercaladas entre los capítulos que ya os comentaba en el primer párrafo.

¿Por qué penetrar en su lectura?

Porque unos se dedican a ver fotografía erótica por arte, otros por sexo. Algunos visualizan vídeos, otros exposiciones y al final tenemos a un público concreto que quiere disfrutar de unos buenos textos mientras son capaces de inmortalizar imágenes simultáneamente. La esencia es la forma de hacerlo y aquí vamos a ver erotismo sensual y con dedicada sutileza, textos reales bajo un sello de calidad.

Fonchito no era ingenuo, le enseñaban de forma agradable fragmentos de la historia, comportamientos y al mismo tiempo había una relación picaresca y erótica con Lucrecia, su madrastra.

Dicen que los niños son de las madres porque en el destete se acostumbran a sus senos y se convierte en un hábito, de ahí que cuando se le quita ese hábito lloran. El problema resulta a la edad avanza y el niño empieza a desarrollar sus órganos genitales y sigue dependiendo de la madre. Según esto Fonchito veía a su madrastra algo más que una costumbre. La suavidad de su piel, el deseo infantil deja mucha picaresca en la novela, no en vano está calificada como erótica.

Son acciones, esas situaciones las que tienen un gancho en los primeros capítulos, más que el desarrollo lineal de padre, Rigoberto.

Así que dejemos a Alfonso y pasemos a la situación que mantiene Lucrecia con Rigoberto y terceros añadidos en la soledad.

El asunto

Rigoberto es un hombre que durante el día transcurre su vida fuera del hogar pero el deseo del amanecer y el anochecer junto a Lucrecia, es un festival erótico donde se escenifica la doncella en ciertas situaciones, Justiniana y a su hijo Alfonso.

Esta situación hace que el deseo sea cada vez mayor y embruja a los hombres de esa casa convertido en deseo erótico, uno consumado y otro no, aunque no genera situaciones de tensión, el hijo siente celos.

"¿Quieres una coca-cola?"

Los diálogos no son épicos, aunque en ciertas ocasiones quieran parecerlo, son contextos de la vida común descritos de manera sencilla pero con delicadeza que engloba ese juego erótico. Por poner una serie de ejemplos, la forma como describe el peinado, los diálogos del padre y el hijo, los regalos que le hace, el interés por el aseo…

Es tal la situación que llega un momento en el que parece que los tres van encaminados a un triángulo amoroso pero hay un traidor que despoja a Lucrecia del lecho de Rigoberto… ¿Quién es?.

El escritor

Nuestro Mario Vargas Llosa es un escritor al cual mi afinidad transciende en una línea débil por mi escasa lectura en el seno de sus obras, pero por su sencillez y ternura tiene un gancho fuera de lo común. Un lenguaje nacionalista de su país natal que deja entre líneas su vida con términos como "la plata" lo que sería el dinero, "gacha" que además de ser una comida típica de Perú el escritor nos da la impresión de posición sumisa ante una orden, las "drupas" que él le da un significado equivalente a concubina y connotaciones un poco más morboso, "mamara" que sería dar el pecho Mario quiere darle un significado sensual (el deseo de un hombre ante unos senos insinuantes).

Sus personajes son un tanto anticuados para el tiempo en el que son escritos y las situaciones son fáciles de entender, aunque tienen un trasfondo único que llegan a ser reales en nuestra mente sin que surja esa sensación de aborrecimiento. En algunas ocasiones son casi monólogos, tanto que describen la vida en Perú.

Siempre inmerso en el mundo cultural de su país, ha llevado la situación por todo el mundo lo que le ha otorgado premios como El Nobel de las letras el año pasado, Premio Cervantes en 1994, Premio Planeta en 1993, Premio Príncipe de Asturias de las Letras en 1986, Premio Internacional de Novela Rómulo Gallegos en 1967 y el Premio de la Crítica en 1963, así como otros galardones de importancia en su país. Además es miembro de la Real Academia Española y peruana.

Mario nace en Arequipa en 1936 lejos de su padre, aunque esto le supuso una libertad que imprimió en sus textos literarios. Tras sus primeros pinitos en los periódicos de su país natal, ingresa en la Universidad de San Marcos donde se gradúa en letras y derecho.

Sus relaciones sentimentales se ven rodeadas de sus familiares y esto hace mella en los personajes de sus novelas, por lo que parece un dato interesante, además de suponer su enlace con el otro lado del charco. No en vano su última novela comienza con una primera tirada de medio millón de ejemplares, El sueño del celta.

Otras obras destacadas del escritor

La ciudad y los perros 1962

La casa verde 1966

La guerra del fin del mundo 1981

El hablador 1987

Lituma en los Andes 1993

La Fiesta del Chivo 2000


Libro de Visitas

Pablo Herrero Coira ©

Creative Commons License



Publicidad
Escrito por Athaires el 24/04/11

El jugador de Dostoyevsky Pinche en el enlace para votar



El jugador

Resolución de la imagen 300x460

"Sin una meta y los esfuerzos de algunos para llegar a él, ningún hombre puede vivir"

Para hablaros de Fyodor Mikhaylovich Dostoyevsky y una de sus obras maestras, El jugador, es esencial hacer referencia a su vida dado que de manera anecdótica, en sus obras se refleja la misma al igual que sus personajes. Tanto la época de los zares rusos del siglo XIX, como la sociedad, el pensamiento de citado siglo y la manera de comportarse de una aristocracia lejos del pensamiento de la plebe y su estilo de vida, hacen mella en sus obras.

En primer lugar, tal y como aparece en esta obra escrita en un mes durante 1866, aparece la figura del General Zagorianski, un hombre que fue salvado por el francés Marquis Des Grieux de un desfalco en los presupuestos antes de su dimisión, cifra que tendría que pagar el resto de su vida. Aquí Dostoyevsky incorpora su ingreso en la Escuela de Ingenieros Militares de San Petesburgo por decisión de su padre que era médico en el hospital para pobres Mariinski de Moscú.

Alexei Ivanovich es el propio Dostoyevsky. En el libro nos lo descubren como un ludópata de las ruletas de los casinos como algo transitorio, un primer golpe que le hizo ganar diez mil francos y que perdió en los siguientes días coincidiendo con sus viajes reales por Europa (Berlín, París, Londres, Ginebra, Turín, Florencia y Viena) donde pulió grandes sumas de dinero. De tal forma juega con el capital de Polina (Apollinaria Prokofievna Suslova que en la vida real era su amante) su otra obsesión que lo marcó toda su vida. Una mujer que le prestaba los florines de oro, equivalentes a 10 Gulen, y que se convirtió en su amor fatídico dado que se genera una dependencia por ella y la misma muestra total frialdad, sufrimiento e incluso desprecio, aunque sabe como dominar y mantener en todo momento el amor de su Alexei. Al final Polina lo abandona y nuestro escritor decide sacar a la luz el libro del que estamos hablando.

Si a sus veinticuatro años Dostoyevsky era ya una eminencia literaria, la otra figura que aparece en el libro es la de Mademoiselle Blanche que marca un contraste generacional dentro del mismo ámbito aristocrático. En resumidas cuentas se convierte en la crápula del General, ella luce elegancia que deslumbra a nuestro personaje autoritario que nos recuerda al padre del escritor, y que intenta aprovecharse de la herencia de su abuela que no es más que la fortuna que Dostoyevsky malgastó en los viajes europeos por los casinos.

Quizás uno de los pocos personajes que no encuentro la conexión con la vida real del escritor es la figura del inglés Astley, el único que queda un poco fuera de sitio y es posible que tenga que ver con alguien que conociese Dostoyevsky en esos viajes, pero en la novela es el fabricante de azúcar que mantiene negocios con el General.

Dostoyevsky

No quisiera contaros mucho más sobre Dostoyevsky dado que sería oportuno dejarlo para una reseña de Los hermanos Karamázov, Noches Blancas, Crimen y Castigo o cualquiera de sus otras obras, aunque hay que apreciar que la escuela creada junto a León Tolstoi, autor de Vojna i mir o como diría Serge Gerra y Paz, ha sido la más importante para casi todos los escritores del siglo XX, por mencionar nombres de otros gigantes citaremos a Proust, Kafka, Bukowski, Sartre, Hesse, Mann, Hemingway, Woolf

En pocas palabras, el ruso Dostoyevsky es nuestro Cervantes que no sabe de premios, sabe de letras.

El juego y el dinero

Una novela rusa de diecisiete capítulos para una edición de 1997 donde los cuatro o cinco primeros desarrollan los personajes y la trama. Luego comienza una realidad que juega con el yugo de las fortunas, la codicia y la perversión. Vamos a analizarla con más detalle.

Si nos remontamos a los psicoanálisis de Sigmund Freud, probablemente vamos a encontrar un símil en los personajes de la misma. Polina, la hijastra del General es el Superyó de Freud, no hay que olvidarse de que él mismo analizó algunas de las novelas de Dostoyevsky. El Ello es la avaricia del juego capaz de hacer perder las grandes fortunas a los personajes, un círculo vicioso que deambula junto a la libido, la parte perversa que las mujeres utilizan para manipular a los hombres. Por estos motivos se dice que fue un adelanto a los estudios del psicoanálisis.

"Si pudiera dominarme durante una hora, sería capaz de cambiar mi destino"

Pero que es lo que despierta en especial esta novela, engancha y nos hace llegar a su final, me preguntaba mientras la leía. Llegué a la conclusión de que el lenguaje utilizado era muy directo al lector, de escenas rápidas pero bien desarrolladas, por lo que un lenguaje culto y poco pedante junto a lo anterior descrito, es el gancho de la misma.

Es especial por la trama, dado que el juego perverso de Polina es generar enfado sobre Alexei, a tal punto llega la situación que el dinero que le da para que juegue es con el motivo de comprarla, hecho al que él se niega y cuando confiesa su amor, ella se evade de la situación generándole más irritación en su persona.

Alexei la ama tanto que haciendo referencia a un gallo describe un amor enfermizo. Si tuviera que matarla luego se suicidaría. Simultáneamente prosigue la descripción de la aristocracia francesa y alemana, incluso se incluye la rusa y entre líneas la inglesa, aunque esta última, al igual que su personaje es más liviana.

El protagonista no sabe muy bien porque se enamora de ella, los hombres la ven hermosa pero su amor lo ciega y va más allá, en realidad eso es lo que pasa en nuestra vida diaria, cuando superamos ese libido amamos a esa persona por como es y no lo que es o su físico. Por ese motivo se critica a Freud, esquematiza tanto las situaciones que nos convierte en máquinas y no se puede predecir el comportamiento final de una persona ante la misma situación, por lo tanto no se logra convertir en una estadística pura puesto que existen variables aleatorias. Este fenómeno genera injusticias causantes de la distensión entre las castas sociales aristocráticas y la obrera acorde con la época. No hay que olvidarse que son los comienzos de la segunda revolución industrial y en el libro se refleja perfectamente en la aristocracia francesa y alemana que estriba de la rusa, los "junkers" prusianos descritos en el libro.

Al llegar al hotel en Alemania a parece la figura del Barón y la Baronesa que representan la aristocracia Alemania, la antecesora a la época del Führer Adolf Hitler. La mitad de la trama la omito para que procedáis a su lectura llegando al capítulo siete.

Al final, los tres últimos capítulos, la separación entre nuestro querido Alexei y Polina acontece porque él quiere comprar el amor de ella que al mismo tiempo se enamora del francesito de manera igual (ya mantenían una relación y quería jugar con los dos), al cual había abofeteado al principio y fue cuando se enamoró de Polina. La acción transcurre con la ganancia de doscientos mil francos, de los cuales cincuenta mil eran para pagar a Des Grieux y ella lo rechaza. Es cuando muestra ternura falsa y vuelve a jugar con él, en pocas palabras, los acepta en el duelo de celos y burlas y por la actitud de él los deja en el suelo.

Las arpías de las mujeres por el dinero hacen que ellos se queden solos y arruinados, aunque el General muere, Blanche lo acompaña hasta su muerte pero se queda con la herencia de la abuela, algo que no sucede con Polina y Alexei que termina ludópata perdido, unas veces gana y otras pierde pero adicto a las ruletas.

Así termina este juego por el amor y el dinero, aunque hay que mencionar la figura de María Fillippovna, la hermana del General, un personaje secundario que no tiene mucha transcendencia.

Espero la disfruten.


Libro de Visitas

Pablo Herrero Coira ©

Creative Commons License



Publicidad
Escrito por Athaires el 29/05/11

Siete miradas en un mismo paisaje de Esther Tusquets Pinche en el enlace para votar



Siete miradas en un mismo paisaje de Esther Tusquets

Resolución de la imagen 350x508

El último libro que ha caído en mis manos pertenece a la consagrada fundadora y editora de Lumen (separada en Tusquets y Lumen tras problemas con su hermano después de que su padre les aportase el capital) con más de cuatrocientos libros editados, Esther Tusquets, que comienza su carrera como escritora en 1978, una década después de que emprendiese sus andanzas por el mundo editorial. De buena redacción, únicamente basa su obra en su vida con la novela Confesiones de una editora poco mentirosa, aunque el perfil de la mujer es de las que no quiere leer, sino que lean sobre lo que han escrito.

Demostró su escritura progresista en la dirección de su editorial, aunque algunas de sus últimas obras fuesen editadas en otras marcas, ha querido ser potenciadora de sus propias novelas ganando el Premio Ciudad de Barcelona en 1979 con una obra de su primera trilogía. Pero no sólo son las mujeres las protagonistas en sus obras, sino que su editorial tiene un premio exclusivamente "femenino".

La novela

Probablemente un libro mal catalogado como cuentos dado que en realidad son fragmentos de Sara (su protagonista) a lo largo de su vida, por lo que más bien diría que es una novela que utiliza la analepsis para adentrarnos en su infancia y sus vistas a seguir los pasos de los adultos, tal y como sucede en su primer capítulo Giselle, la bailarina que admira Sara y quiere seguir sus pasos, aunque el viejo de la compañía seducirá a la primeriza para mantener su primera experiencia en el mundo del sexo. Una mente infantil manipulada por el deseo de ser como ellos y anticipándose a un mundo que todavía no era el suyo. Su primer beso, la pérdida de la virginidad con un hombre casado y mayor que se aprovecha la inexperiencia de la niña para complacer sus placeres.

Siete capítulos, siete cuentos que en sus doscientas cincuenta páginas nos adentran en su etapa del colegio, tal y como sucede en Los primos donde Sara junto con Gabi y Bruno relatan sus hazañas juveniles en la cabaña, la relación con su padre y su tío y las miradas a los chicos del colegio durante la etapa del comienzo de la guerra civil española del 36. Un relato con que nos da a conocer el entorno familiar y educativo de la protagonista con menos picardía que él anterior y consecuentemente menos gancho, pero esencial para el conocimiento del personaje central de la novela, año que coincide con el nacimiento de la escritora.

Y es que esta obra publicada en 1981, está ambientada en la sociedad burguesa que reinaba en la ciudad de Barcelona de los años cincuenta, la época que vivió Esther en el capítulo tercero, En la ciudad sin mar.

Esther Tusquets

Aquí Sara nos presenta a Roxana y Eduardo, los paseos por los parques, museos y tascas, el novio de la joven mujer y una relación sentimental donde la autora luce un lenguaje más profundo y de mayor reflexión. Las lágrimas terminan con una ciudad sin mar, Madrid y Granada porque la familia no está de acuerdo con que se mezcle con otra casta social que no sea la burguesa.

Exiliados, He besado tu boca Yokanaán, La casa oscura y Orquesta de verano serán los siguientes capítulos que irán alternando personajes y edades de Sara pero la temática será la misma, amores y desamores, engaños, familia…

Sobre la sociedad…

Hay una parte desconocida en esta novela, si para la escritora la sociedad burguesa y el perfil de una mujer que era el blanco fácil, no se aprecia esa sociedad marginada que refleja el contraste, la otra cara de la misma moneda en esta época franquista. De todas formas ese el el paisaje que nos ha querido engullir Esther y que calificaría como una buena obra sin llegar a ser excepcional.

Obra

El año pasado esta escritora ha sacado a la luz el ensayo Pequeños delitos abominables desde el exilio como editora tras la venta de Lumen a la firma alemana Belterman, un libro que nos habla de viejas costumbres que deberían mecer en un mundo que avanza demasiado deprisa, una obra más conservadora.

Un total de veinticuatro publicaciones de las cuales tres de ellas son autobiográficas sobre el mundo que la encerró cuarenta años. Siento el setenta y nueva y el dos mil nueve los años de mayor creación literaria, Esther Tusquets no ha querido premios, aunque estuviese involucrada como miembro del jurado.

Para finalizar un lema que siempre ha tenido en cuenta…

"Sería muy bonito creer que somos menos competitivas, pero en cuanto la mujer se integra en lo profesional, entra a competir. Las mujeres que ocupan cargos políticos son muy amantes del poder. También he conocido muchos hombres, como el padre de mis hijos, que no quieren el poder: se plantan y no compiten."


Libro de Visitas

Pablo Herrero Coira ©

Creative Commons License


Esta web ha sido creada por www.ratondebiblioteca.es 2007-2017 ©
Contacto ¦ Legalidad