Quienes somos Relatos Poesías Inicio Nuestros productos Música y cine Entrevistas Noticias Revista Libro de visitas Mapa web Premios Www.ratondebiblioteca.es Visiones Miembros de Www.ratondebiblioteca.es

 Mayo - 2017 

 L ¦ M ¦ M ¦ J ¦ V ¦ S ¦ D  V 

   1     2     3     4     5     6     7  

   8     9    10   11   12   13   14 

  15   16   17   18   19   20   21 

  22   23   24   25   26   27   28  

  29   30   31    26 

       Agenda cultural de
  www.ratondebiblioteca.es ©




   


      "Un hogar sin libros es como un cuerpo sin alma." Cicerón (106 a.C.-43 a.C.)

Será mostrado si existe Comentario  



Publicidad
Escrito por Ananke el 05/12/08

Crepúsculo de Stephenie Meyer Pinche en el enlace para votar



Crepúsculo

Resolución de la imagen 200x291

Cada vez estoy más harta de la hipocresía que hay en torno a los libros. Casi siempre huyo de los best seller como de la peste porque por regla general, salvo contadas excepciones, su calidad literaria deja bastante que desear.

Me considero una amante del género vampírico, tanto literario como cinematográfico desde que era una niña de seis años. Por esa época vi por vez primera una vieja película en blanco y negro sobre el mito de Drácula, y el vampirismo me cautivó ad aeternam.

Cuando un género me gusta hasta llegar a fascinarme soy capaz de tragarme cualquier cosa… hasta cierto punto.

Hace cosa de dos años me recomendaron en este territorio de la Red de Redes la lectura de un libro, Crepúsculo; y yo lo busqué en una biblioteca pública sin muchas esperanzas de encontrarlo pero, ¡bingo! Sí estaba, para desgracia mía… Empecé a leerlo y en poco más de dos horas lo tenía terminado porque es una obra cuya lectura no supone ninguna complicación y cuyo estilo, narrado en primera persona por la protagonista llega a ser tedioso, simplista y hasta cargante en algunos puntos.

¿Qué tiene Crepúsculo para que atraiga tanto a los lectores?

Stephenie Meyer lo único que ha  hecho en su saga es destruir completamente uno de los mitos más antiguos, fascinantes, oscuros, terroríficos y sensuales de todos los tiempos; los vampiros de la saga de Crepúsculo son completamente descafeinados, más sosos que el pan sin sal. Insustanciales.

La historia de amor que aparece en el libro es una de las más tediosas que he tenido el (poco) placer de leer en mis años como lectora voraz (que son muchos), simplemente soporífera, aunque eso sí, la autora utiliza con inteligencia unos pocos recursos para mantener la atención del lector.

Puedo entender que a algunas personas les guste una historia de “vampiros” que parecen una mezcla entre el grupo de adolescentes rebeldes de una película de adolescentes americanos y la más pura y simple ñoñería. A ver, seamos serios, ¿en que novela o película del género que se precie el vampiro mayor trabaja como médico en el hospital del pueblo? ¿Os imagináis toda vuestra asistencia vampírica asistiendo al instituto para tener una vida normal?. Eso sí que es un verdadero castigo divino.

Un grupo de vampiros en un instituto (dejando a un lado los mitos que no pueden exponerse a la luz del sol, exceptuando los más antiguos de su especie, porque son esencialmente criaturas de la Noche) tendría que ser algo parecido a una familia de zorros dentro de un gallinero. Pero en Crepúsculo simplemente son los “raros”, el típico grupo cerrado que nunca se mezcla con sus compañeros. Pueden permitirse llevar una vida “normal” porque no beben sangre humana sino de animales. Personalmente, debo decir que esto del vegetarianismo vampírico no consigo entenderlo.

No niego que la saga de Crepúsculo está pensada para adolescentes y jóvenes que son sus mayores fans pero hay autores que escriben libros de literatura juvenil realmente fantásticos, dignos de entrar en la historia de la literatura. En cambio, hay autores sin talento que parecen escribir para el público infantil-adolescente porque sus obras no tienen cabida en el mercado para adultos y no por verdadera vocación.

Me cuesta entender el éxito de este libro en particular y de la saga en general; como historia de amor imposible entre una adolescente humana y un vampiro deja mucho que desear. Que nadie piense en una pasión oscura y profunda como la que sentía el Oscuro Conde Por Mina en la Película de Drácula de Francis Ford Coppola porque Crepúsculo no es más, como ya he apuntado anteriormente, que la típica historia de instituto de argumento tipo: chica guapísima sin ser consciente de ello se enamora del guaperas del instituto, que puede ser el cantante de un grupo de rock o jugador profesional de Beisball, Hockey, etc. En el caso de Crepúsculo, el chico resulta ser un Bebedor de Sangre algo atípico.

Por si no queda lo suficientemente claro, reitero que la lectura de este libro no aporta nada.

Personajes:

Isabella Swan o, simplemente, Bella, es la protagonista-narradora de la historia, una chica de 17 que se traslada a vivir con su padre a Forks desde Arizona después de que su madre se case en segundas nupcias. Es inteligente, patosa y excesivamente responsable para su edad, hasta que se enamora de un vampiro.

Charlie: es el padre de Bella, jefe de la policía local de su pueblo y, naturalmente, no se entera de nada. Un personaje completamente prescindible en la trama.

Edward Cullen: fue convertido en vampiro a los 17 años hace casi 100 años por su padre adoptivo, el cual lo hizo para salvarle la vida. Tiene un conflicto respecto a Bella porque se enamora de ella pero no deja de desear beber su sangre.

Alice, Jasper, Emmet y Rosalie Cullen: miembros del cerrado y exclusivo clan Cullen, Alice es una vampiro que tiene visiones y es pareja de Jasper, pero en seguida acepta a Bella. Rosalie es físicamente perfecta pero choca con Bella, a la que supuestamente no puede ver ni en pintura y es la pareja de Emmet.

Carlisle y Esme Cullen: llevan tanto tiempo integrados entre los humanos que nadie sospecha de su condición de vampiros. No beben sangre humana, es más, Carlisle es un reputado doctor en el hospital del pueblo, e incluso tienen a su propia familia.

Jessica, Mike, Angela, Tyler y Lauren son otros personajes completamente secundarios y prescindibles que aparecen en la novela. Están más para adornar que para otra cosa porque sus intervenciones y su papel en la historia carecen de importancia y de interés. Carlisle es un reputado doctor en el hospital del pueblo, e incluso tienen a su propia familia.

Jacob Black: se trata de un joven que vive en la reserva india ya que pertenece a la tribu quileute, y es el único que sabe la verdad sobre la familia Cullen y así se lo hace saber a Bella, la cual, como ya está enamorada hasta las trancas de Edward y ya sospechaba algo raro en el objeto de su amor, no le da demasiada importancia. Pero Jacob tiene sus propios secretos que serán desvelados en otros libros de la saga.

En la novela, Edward parece pasarse el tiempo salvando a Bella de situaciones de peligro en las que se mete por despiste o torpeza. No resulta extraño que se enamore de él porque es un chico físicamente perfecto, con un encanto misterioso y con el don de la oportunidad para aparecer justo en el momento en que más lo necesita.

La autora:

Stephenie Meyer nació el 24 de diciembre de 1973 en Connecticut (EE.UU) autora de la saga Crepúsculo, compuesta por los libros Crepúsculo, Luna Nueva, Eclipse… Practica la religión mormona. Crepúsculo la ha convertido en una de las autoras más leídas y traducidas para jóvenes, llegando incluso a emular o a superar, según a algunas fuentes a la autora de Harry Potter.

Mi opinión:

Pocas veces entiendo el éxito de los Best Sellers, como apuntaba al principio, pero en este caso me descoloca completamente porque para mí es uno de los pocos libros de los que no he podido sacar nada bueno. Como amante del género vampírico me parece una burla aunque supongo que es comprensible que a quienes no están familiarizados con los Nosferatu les atraigan estos vampiros tan luminosos y humanizados. Todos los tópicos sobre los vampiros que han cultivado escritores y directores de cine, han sido borrados de un plumazo por la autora. En Crepúsculo no hay nada relacionado con el mundo del vampirismo.

Si la novela fuera un dechado de imaginación respetaría la decisión de la autora de crear unos personajes vampíricos nuevos y originales, pero no lo es. Crepúsculo es una versión nueva y simplona del clásico de Romeo y Julieta (que por otra parte es la obra literaria favorita de Bella).

El estilo para mí deja mucho que desear pero quizá se pueda disculpar porque supuestamente está escrito por la protagonista, Bella y es una chica de 17 años. Aún así me molesta profundamente que en la literatura juvenil no sé de tanta importancia a la calidad literaria como en la literatura para adultos. El gusto por la buena literatura se educa desde la infancia y la adolescencia y con obras como esta, encuentro francamente difícil que se desarrolle. Quizá enganche tanto al lector por su simplicidad, no sabría decirlo, porque como supondréis a mí no me ha gustado nada.

¿Puede realmente un vampiro ir contra su propia naturaleza? En la saga de Stephenie Meyer sí y ahí tenemos el resultado. Unos vampiros descafeinados para quienes no conocen o no les gusta el mito…

Resumiendo, es un libro con un éxito increíble que no se merece porque, al menos, yo no le puedo encontrar nada bueno. Y os aseguro que es algo difícil porque a mí me suele gustar cualquier cosa. Crepúsculo no es más que el producto de un marketing exagerado por parte de la editorial que lo publica, tanto en los Estado Unidos como en España y en otros países. Un libro y una saga (sólo he leído los dos primeros pero no es difícil aventurar que S. Meyer no va a variar en demasía su estilo) completamente prescindibles, excepto para aquellos cazadores de novedades que no aman la buena literatura.

Creo que lo mejor de Crepúsculo (aunque me duela decirlo, o mejor dicho, escribirlo) es a portada, por lo tanto, por si no ha quedado bastante claro mi opinión hacia él es que NADIE debe perder el tiempo con su lectura. Por mucho que lo recomienden sus fans, por muy buenas críticas que tenga es una historia completamente prescindible y no vale la pena gastarse el dinero.


Libro de Visitas

Rita C. Rey. Ananke. ©

Creative Commons License



Publicidad
Escrito por Athaires el 10/12/08

Piratas de Alberto Vázquez Figueroa Pinche en el enlace para votar



Piratas

Resolución de la imagen 200x311

Intentar disfrutar de cada segundo que nos ofrece nuestra existencia es una tarea muy difícil, pero si la conseguimos, tendremos uno de los mayores premios de esta vida, si además la acompañamos con una interesante conversación, entonces nuestro gozo será eterno. Así fue como descubrí a Alberto Vázquez Figueroa con su novela Marea Negra y me encantó. Le prosiguió Marfil que no está mal y acabé con esta de la que estamos hablando, Piratas. Puede que lo más adecuado fuese hablar de una de sus últimas, véase la de Coltan por su impacto en la sociedad tecnológica actual, pero como se suele decir, tiempo al tiempo, además la de Piratas está considerada como una de las mejores novelas de Vázquez Figueroa, a mi gusto porque no profundiza demasiado en la parte histórica de la novela y la recrea con una historia llena de aventuras, divertida y muy dinámica, por eso es una de las que más me han gustado sobre este mundillo, pero hay otras que también están bastante bien y que todavía no me he decidido a leer.

Vida y obra

Alberto Vázquez FigueroaHace 58 años que Vázquez Figueroa escribió su primera novela titulada Arena y viento pero fue en 1962 cuando realmente empezó su carrera literaria, simultaneándola con la de periodista. Actualmente este tinerfeño lleva más de 66 novelas escritas y 9 de ellas han sido adaptadas al cine.

Lo bueno de este autor es que escribe novelas relativamente cortas y que enseñan mucho, con datos históricos bastante bien contrastados y tramas que terminan enganchando al lector, aunque no llegue a ser un gran literato, es algo más que un periodista en sus novelas.

Mis novelas gratis

Piratas

Si recreamos en nuestra mente la isla Margarita probablemente nos imaginemos una extensa isla paradisíaca, llena de palmeras, clima tropical, cielo azul, playas exuberantes, abundancia de pescados y moluscos y gente agradable, un lugar atractivo para los turistas de todo el mundo que se acerquen a este lugar apartado del continente sudamericano. Probablemente Cristobal Colón también la viese así cuando desembarcó en ella en el siglo XVI, lo que no supo él es el daño que produjo en la población venezolana de aquella época, los “Guaiqueríes”. Una esclavización dirigida por la Casa de Contratación de Indias para la obtención de las perlas de la zona.

Así es como Alberto Vázquez Figueroa da comienzo su novela Piratas escrita en Lanzarote en 1996. En apenas 318 páginas describe la situación de los margariteños y la piratería que origina esta situación, dando lugar una intrépida novela de aventuras situada en el mar Caribe.

El protagonista principal es Sebastián Heredia Matamoros hijo de Miguel Heredia Ximénez, un honrado buscador de perlas en la isla y de Emiliana Matamoros Díaz, una guapa margariteña que se casó por amor, pero la codicia le hizo corromperse ante el vil don Hernando Pedrárias, el gobernante de la isla que impuso severos impuestos en la isla Margarita para enriquecerse y obtener todos los beneficios del comercio de las perlas. Esta traición fue fomentada por Hernando que se llevó también a la hija Celeste con la que más tarde quiso mantener relaciones sexuales apoyada por su madre y ella se negó, y encarceló al padre para poder hacerlo de la forma más sucia como pasa con el conde de Montecristo. Por suerte el Capitán Sancho Mendaña, amigo de la infancia del padre, ayudó a Sebastián y al padre a escapar y embarcaron en el Jacaré “caimán”  Jack barco pirata capitaneado por un viejo escocés y su mano derecha Lucas Castaño.

Gracias a la astucia de Sebastián y la ayuda de Sancho, pronto se hace un hueco privilegiado en el Jacaré y se convierte en la mano derecha del Capitán del barco. Allí crece, aprende de navegación, astrología, idiomas, artes de pesca, juegos de azar… todo lo necesario para llegar a ser un gran pirata y además se hace fuerte y robusto, hasta mantiene sus primeras relaciones sexuales. La filosofía del británico era una de las mejores de todos los piratas del Caribe, él decía que si se hundía un barco ya no se podría volver a saquear y que si se maltrataba a la tripulación, luego no se rendirían fácilmente, por lo que el Jacaré Jack era el barco pirata menos temido del Caribe o por lo menos, el más benévolo de todos.

Muchas y divertidas historias acontecen en este libro hasta que Sebastián se hace el dueño del barco por 500 perlas dado que el corsario británico por una extraña enfermedad en la piel, debe retirarse a sus frías tierras natales, pero la historia no acaba aquí.

Una de piratas…

Dejando atrás aquel parche en el ojo, el loro, el pañuelo rojo o la pata de palo hoy hablamos de piratas informáticos que dejan mucho que desear de aquel Blake que saqueaba los barcos españoles con buques más ligeros, cuestión de peso y potencia de los cañones. El botín ya no es un cofre lleno de monedas de oro, plata, perlas o joyas… hoy hablamos de falsificación de tarjetas, agujeros de seguridad en las cuentas bancarias, de hackeos de cuentas de correo, crackeos de programas informáticos, espionaje industrial…

Aún así los siglos de historia no han pasado en vano y hay un sinfín de novelas y de películas como Capitán Blood (1924), El Pirata (1948), Los Bucaneros (1958), El Corsario Negro (1971), Sandokan (1976), Piratas (1986) y Master and Commander (2003) entre otras que unen este mundo real con la fantasía.

Bandera pirata


Libro de Visitas

Pablo Herrero Coira. Un saludo... ©

Creative Commons License



Publicidad
Escrito por Athaires el 11/01/09

Poesía Catalana Contemporánea de Mariá Manent Pinche en el enlace para votar



Poesía Catalana Contemporánea

Resolución de la imagen 100x129

Un libro de poesía un tanto especial y digo lo de especial porque ha recibido una subvención de la dirección general del libro y bibliotecas del Ministerio de Cultura por su traducción ya que tenemos la poesía en catalán en la parte derecha y en castellano en la parte izquierda. Por este motivo quiero resaltar de que el libro en si, es un poco caro ya que su precio en el mercado ronda los 11€ y para ser un libro del 31 de Diciembre de 1999, con un total de 136 páginas y que tiene una ayuda en sus espaldas, además de formato cuartilla, me parece un poco excesivo pero ante la cantidad de fotocopias, de plagios y demás delitos de la propiedad intelectual sobre textos de esta índole, es lógico pensar que cada vez se va a fomentar la subida de los textos originales. Lo malo de esto es que nosotros tenemos que pagar los desperdicios que cometen otros usuarios. Tampoco me voy a poner duro, porque otra cosa sería hablar de los hilos que manejan las editoriales que encarecen los productos de forma que el autor se lleva un porcentaje mínimo, a pesar de sus esfuerzos.

En sí el libro es un compendio de esta Mariá Manent sobre la poesía catalana contemporánea de 1950 y que está editado bajo la colección de La cruz del Sur de la editorial Pre-Textos. Su número de ISBN es: 84-8191-292-1. En la presentación Jaume Subirana, de la Universidad Oberta de Cataluña nos indica que esta obra fue premiada pero nunca impresa hasta hoy y está dedicada al maestro de traductores Enríquez Díez-Canedo, gran amigo de Cataluña.

Vamos por partes:

-El primer poeta es Guerau De Liost (1878-1933). De él sólo nos ponen un poema llamado Fragmento y dicho sea de paso, un fragmento muy descriptivo y paisajístico, donde nos muestran la forma que tiene el poeta de acercar la realidad a sus manos.

Quisiera ser un camino angosto

bajo la nueva luz de la mañana…

-El segundo poeta es Joseph Carner (1884-1970). Los poemas escogidos de este poeta son Canción, Nostalgia, Invitación de Febrero y Retorno a Cataluña. Un poeta lleno de emociones que recarga el uso del agua y también englobaríamos dentro de la poesía paisajística. Tiene mucho deje de la poesía anterior a esta época. Muy arcaico en su lenguaje y una postura muy angosta y triste.

…¡ Pasar bajo el chubasco,

como en pugna, sintiendo

la embriaguez de algún

bosquejado soneto…

-Josep M. López-Picó (1886-1959). Contamos con El Ocio de la Palabra. Volvemos al agua como recurso utilizado para recrear tristeza pero esta vez es el adjetivo, más que sus palabras la que recrean un poema descriptivo y veraz. Unas palabras que reflejan las ganas de escupir versos ante un romance inusitado con la pluma.

-Josep Sebastiá Pons (1886-1962). Con sus Tres rosas. Un poema escueto lleno de resonancia rítmica y abandono del estilo marcado por los anteriores poetas.

… ¿Es un recuerdo, acaso que perdura?

¿Qué mano las sacó de mi frente? ¿Se acerca

la esperanza, con pura lozanía?…

-Jaime Agelet I Garriga (1888-1980). Día de Difuntos. Un poema que evoca a lo que se acaba, o más bien lo que termina, en un día como ese. Pero es la forma curiosa la que describe el poeta, un día de difuntos. Para mí uno de los mejores poemas de la selección, donde “Sobre la mesa, el blanco pan se nos vuelve hoy como ceniza”.

-Clementina Arderiu (1889-1976). Hacia el bosque de mi sueño… y Noche de Pimavera conforman los poemas de esta poetisa que marcan un estilo nuevo con respecto a todo lo anterior. Un aire renovado dentro de un linaje otoñal y muy adjetivado.

-Carles Riba (1893-1959). Amor, a veces siento…, Elegías de Bierville y Balada. Romanticismo y una ligera adjetivación para describir cuerpos, pechos, lugares y remarcar el uso de nombres de flores. Unos poemas consolidados y elocuentes.

Salí del vergel inocente

y me llevé de mi aventura

una rosa, lánguida el alma,

y su beso ahogado en mi boca…

-J. V. Foix (1893-1987). El transeúnte y su memoria. Es un poema donde se compara una negra rosa con la memoria que lentamente se desvanece con el paso de los años. Dicen en alguna parte que la memoria es reflejo de nuestras vivencias, yo creo que es algo más que todo esto.

-Josep M. de Sagarra (1894-1961). Chora, su único poema expuesto, es extenso y dialogante. Muestra una firmeza vacacional en un estado puro.

-Llegando al limbo de las 100 páginas, aparece Joan Salvat-Papasseit (1894-1924) con Nada es Mezquino. Un poema que a mi personalmente no me ha gustado nada.

-Tomás Garcés (1901-1993) con su Un día y Rosa Leveroni (1910-1985) con su Testamento, casi cierran el libro dando paso a los últimos poetas de esta afamada recopilación.

-Salvador Espriu (1913-1985) con Tierra Negra nos encamina a una paz y tranquilidad que nos despide de la tierra que hece años fue fértil.

-Bartomeu Rosselló-Pórcel (1913-1938). A Mallorca durante la guerra civil, Escucho la Secreta… y En mi muerte, son tres poemas consagrados en una violenta lucha y encarnizada devoción al texto. Un lenguaje dinámico, fugaz y de libre interpretación.

…¡Alas y danza! ¡Dioses

que entonan, al pasar,

altas músicas! ¡ Brillo

de ojos puros y sacros!…

-Para finalizar tenemos a dos poetas, el primero es Joan Vinyoli (1914-1984) donde nos muestran al retrato de Muchacha y el otro es Jordi Cots (1927) el único poeta vivo de la selección, con su poema, Cuando te hablo, un valle…

En general es un libro que muestra una belleza inusual, una descripción y adjetivación dominante en toda la obra y un carácter infundado en las tierras catalanas, todo ello enmarcado en una época donde las guerras todavía hacían mella y una vez más, la sonrisa tenía su lugar.


Libro de Visitas

Pablo Herrero Coira ©

Creative Commons License



Publicidad
Escrito por Ananke el 04/02/09

El Señor del Tiempo de Louise Cooper Pinche en el enlace para votar


El Señor del Tiempo es una trilogía de literatura fantástica compuesta por tres novelas tituladas: El Iniciado (The Initiate), El Proscrito (The Oucast) y El Orden y el Caos (The Mister), escritos por Louise Cooper. Desde su publicación a mediados de la década de los ochenta del pasado siglo la trilogía de El Señor del Tiempo se ha convertido en un clásico, en un referente esencial dentro del género narrativo fantástico. Somos muchos los que consideramos estos libros que versan sobre la lucha eterna entre el bien y el mal tan imprescindibles en el género como El Señor de los Anillos de Tolkien, la saga de Terramar de Ursula. K. Le Guin, o la saga de Añoranzas y Pesares, de Tad Williams por citar sólo algunas de las que yo y muchos amantes del género fantástico consideramos las mejores obras.

El universo se rige por medio de la lucha, de la eterna dualidad entre las fuerzas antagónicas: el yin y el yang, el bien y el mal, el orden y el caos…es esa lucha constante e inevitable lo que hace girar el engranaje del universo, lo que permite su desarrollo, su evolución. Aquello que no posee un contrario, un oponente, se estanca, al igual que ocurre en la naturaleza con las especies que no tienen depredadores naturales.

En el mundo del Señor del Tiempo, los Señores del Orden derrocan a los del Caos e instauran un reinado que parece inamovible, eterno. Sin embargo, los Señores del Caos conservan una débil esperanza de recuperar su poder en esa pequeña tierra, tan débil como la llama de una vela, tan pequeña que puede pasar fácilmente desapercibida. El Orden está tan seguro de su poder que no detectará la fuerza intrusa, enemiga, hasta que tal vez sea demasiado tarde para evitar el desastre.

Sin embargo está escrito que

el Caos volverá…

El Iniciado:

El Iniciado

En el primer volumen de la trilogía (los libros no son muy gruesos pero la calidad de un libro y de una historia no tiene nada que ver con el número de páginas que tiene) se nos presenta a Tarod, un enigmático muchacho sin padre y rechazado por su clan materno. No tiene nada pero un día unas circunstancias adversas hacen que termine residiendo en el Castillo de la Península de la Estrella, lugar donde residen los Iniciados de Aeoris. El muchacho no tarda en descubrir que sus poderes superan en mucho a los de sus compañeros y superiores y escala con facilidad los puestos hasta alcanzar el máximo grado que es el séptimo. Aunque hay quien desconfía de Tarod cuenta con el apoyo de dos personas importantísimas en su vida, Themila, una mujer que no suple a su verdadera madre sino que se convierte en ésta y Keridil, el hijo del Sumo Iniciado, que sabe que está destinado a sustituir a su padre quiera él o no. A mí el personaje de Keridil de niño, pese que aparece brevemente me encanta y creo que resulta difícil habituarse al cambio tan radical que sufre en la madurez.

Un día, cuando Tarod ya es un Adepto del Séptimo Grado, comienza a oír una voz clara y argentina que pronuncia su nombre una y otra vez; él no lo sabe todavía pero ese ente es Yandros, el Señor del Caos, la quintaesencia del mal. Yandros es idéntico a Tarod salvo en que sus cabellos son rubios y en sus ojos, que cambian de color a cada instante pero lo que más repele y deja de piedra al Iniciado es que el Señor del Caos le revela, con aparente regocijo que es uno de los suyos y que está destinado a volver a introducir el Caos en el mundo…

Tarod no quiere saber nada de los planes de Yandros, ha sido criado en la Fe del Orden, a mamado toda su vida de la las enseñanzas de Aeoris y es un servidor de los dioses; en su mente no pude concebir ni siquiera la idea de abrir la puerta a un demonio como Yandros pues es una herejía insoportable. Pero la vida de Tarod cambia drásticamente, primero conoce a Cyllan, una humilde aprendiz de vaquera en la Tierra Alta del Oeste que le ayuda a conseguir la Raíz de la Rompiente, una planta que sólo crece en los acantilados de esa provincia. Se trata de un encuentro breve, insignificante para Tarod pero lleno de transcendencia para la joven dotada de poderes parapsicológicos que, sin embargo, nunca podrá desarrollar su potencial debido a sus orígenes humildes.

Cuando el padre de Keridil muere en adversas circunstancias y el joven se convierte en el Sumo Iniciado, la amistad entre éste y Tarod demuestra que no era tan profunda como había parecido durante años y se rompe definitivamente con la aparición de Sashka, una joven bellísima y encantadora a un primer vistazo pero que por dentro no es más que una arpía. Sashka es un personaje femenino destructor y que manipula a todo el mundo a su antojo, sobre todo a su padre y a Keridil.

Y para mí que Tarod, pese a sentirse tan enamorado de ella y dolido por su traición -cuando se descubre que su alma pertenece al reino del Caos- lo que tuvo con ella fue un calentón de los buenos. Nada más. Simplemente es odiosa e insoportable, no es de esos personajes “malvados” a los que se les toma cariño con el tiempo porque sus motivaciones son comprensibles; al lado de Sashka, incluso Morgana, la hermanastra del rey Arturo queda como una hermanita de la caridad.

Tarod debe de ser destruido junto con su Piedra Alma y Keridil se convierte en un inquisidor dispuesto a todo por sacrificar a aquel al que antaño había llamado amigo. El Iniciado de Séptimo Grado sólo tiene una opción: detener el Péndulo del Tiempo.

El Iniciado es una novela que habla del valor de la verdadera amistad, de lo dolorosas que son las traiciones, tanto de un amigo como de una pareja y, por encima de todo, de la sinrazón. En el universo todo tiene su contrario para mantener el equilibrio y, por supuesto, no existen las verdades absolutas. El Orden -el bien- es tan necesario como El Caos -el mal-; del mismo modo que en la naturaleza existen criaturas de hábitos diurnos y otras cuyas existencia transcurre en las horas del reinado de la noche.

El Proscrito:

El Proscrito de Louise Cooper

¿Quién dijo que el amor pertenece en exclusividad a las fuerzas del Bien y de sus aliados? Incluso los demonios más terribles del Caos son capaces de amar… Tarod vive en su solitario castillo, en un limbo sin tiempo. Todos los habitantes del Castillo desaparecieron como por ensalmo cuando él detuvo el Péndulo del Tiempo.

Pero un día las cosas cambian.

Un Warp transporta a Cyllan y a Drachea Rannark, hijo del Margrave de Shu hasta el mar que baña los acantilados donde se haya situado el Castillo y milagrosamente consiguen sobrevivir y llegar hasta el enigmático y extraño edificio. Sin saber que algo va mal, cruzan la barrera que lo separa del resto del mundo, sin saber que no van a poder salir de ahí… nunca.

Allí se encuentran con Tarod, quien les revela que es el único habitante del Castillo; Cyllan no puede comprender a este nuevo Tarod, más duro y cínico que el que ella había conocido y busca apoyo en Drachea. Muy a su pesar ella continua atraída por el poderoso Iniciado, aunque ahora le teme porque desconoce la naturaleza de su poder mientras que el heredero del margraviato, lo odia y lo teme de una manera visceral… quizá porque los métodos de Tarod para imponer su santa voluntad no son muy ortodoxos y menos aún para un niño mimado como el joven.

La tragedia se masca cuando Drachea encuentra en la Biblioteca unos documentos que narran lo acontecido con Tarod y revelan su verdadera naturaleza; el horror de los dos humanos es verdadero e inconcebible ante aquella criatura del Caos. Pero Cyllan en el fondo sigue viendo en él los rastrojos de humanidad, a fin de cuentas él siempre la trató con una especie de cortesía amistosa, a ella que es una boyera iletrada y poco atractiva.

La traición de heredero del margrave trastoca los planes de Tarod y de Cyllan; el Castillo vuelve a la vida y un sorprendido Keridil se ve obligado a mantener prisioneros y separados a Tarod y a Cyllan pero la muchacha está dispuesta a pagar cualquier precio por conseguir salvarle la vida, incluso condenar su alma mortal a los ojos de sus dioses.

El Orden y el Caos:

El Orden y el Caos de Louise Cooper

El hado terrible se cierne sobre Tarod y su amante mortal, la leal Cyllan como la espada de un verdugo.

Cyllan huye a través del país con la Piedra Alma de Tarod con la esperanza secreta y quizá alocada de que éste todavía vive. Su única meta es reunirse con el oscuro Iniciado y entregarle el objeto que guarda su alma del Caos. Pero Cyllan se encuentra con un mundo donde el miedo y el terror al Mal que ambos representan han conducido al paroxismo y a la sinrazón más absolutos. La Inquisición y el Terror popular se han apoderado del país y la joven se siente confusa… ¿Han sido ella y Tarod los que han desencadenado todo eso? Ella ha jurado fidelidad al Caos para salvar al Iniciado de negros cabellos y no se arrepiente.

En el Universo todo necesita de su opuesto, de su contrario, para tener razón de existir y cuando algo reina sin oposición. Incluso el Bien, la Justicia o el Amor se corrompen y se vuelven tan o más nocivos que sus contrarios si no tienen oposición. Creo que eso es precisamente lo interesante de este libro: la muestra de la Sinrazón de toda una sociedad, alimentada por las rígidas e inamovibles normas del Orden. Porque esa es una de las mayores diferencias del Orden y del Caos, el primero es estático, rígido e inamovible en sus principios mientras que el Caos es capaz de adaptarse, más flexiblemente.

Tarod está dispuesto a viajar a la Isla Blanca para entregar la Piedra Alma a Aeoris y sus Hermanos; está convencido, porque así ha sido criado que el Dios Blanco escuchará lo que tiene que decirle y que hará lo que es justo porque, al fin y al cabo, la Justicia mana del propio dios. El Iniciado hace oídos sordos a las advertencias de Yandros, cerrando sus oídos, su mente y su corazón a las palabras del Señor del Caos.

Pero con lo que no cuenta Tarod es que quizá el odio terrible que Keridil siente hacia él, sin duda producto de los celos y la envidia (lo más pernicioso que puede existir entre los amigos) y el temor que el Sumo Iniciado siente respecto a lo que realmente es su mejor amigo de la infancia, está alimentado por esas reglas y esos dioses a los que él intenta someterse en contra de su naturaleza. Y en medio de los dos, la influencia totalmente nociva de Sashka…

El Orden y el Caos es el broche de oro a esta magnífica trilogía; ahora Tarod no es el único proscrito de la Tierra sino que también lo es su amada y ambos tienen que enfrentarse a toda la Tierra y a los mismos dioses para hacer aquello que consideran correcto y para encontrarse así mismos.

Reflexión:

La trilogía de El Señor del Tiempo, muestra con un estilo literario intachable, incluso evocador, que nadie puede luchar contra su verdadera naturaleza; la historia de Tarod habla del sacrificio personal, de la eterna lucha entre el Bien y el Mal, la Vida y la Muerte… o como se prefiera llamar a los dos principios que rigen las fuerzas del Universo. Nos muestra que llevado al extremo todo es pernicioso y que todo regresa, como la pescadilla que se mueve la cola. Tarod es un personaje tan bien construido que fascina desde un primer momento; es diferente a todos los demás y quizá ahí radique su atractivo pero yo siempre he tenido especial predilección por Yandros, porque el Señor del Caos es el que dice las verdades como puños: un personaje capaz de mirar con ironía los pequeños logros de los humanos, que disfruta del duelo verbal.

Quizá más terrible que la lógica lucha entre ambas fuerzas me pareció la traición de Keridil hacia el que su mejor amigo porque considero que es un ejemplo perfecto de que los celos y la envidia sin control, alimentados año tras año, día tras día, son una ponzoña sin remedio cuando finalmente estallan.

Aquí no nos encontramos con elfos ni con dragones sino con personas demasiado parecidas a nosotros pese al exotismo de su Tierra; sin duda un reflejo de nosotros mismos llevado al extremo.

Reloj de arena

Personajes:

Tarod: Tarod es, probablemente, uno de los personajes más enigmáticos que ha dado el génerero fantástico; es un antihéroe en el sentido en que no está, en su esencia afiliado a las fuerzas del Bien (o del Orden, en este caso). Nacido sin un padre que le transmita el apellido de su clan, su existencia transcurre anodinamente hasta que un desafortunado accidente que está a punto de costarle la vida lo ubica en la punta opuesta del mundo, donde unos poderosos magos-sacerdotes que habitan en un fastuoso y antiquísimo castillo, construido en una época olvidada por manos no humanas, lo acogen y lo aceptan en su Orden. El hecho no es tan desinteresado como puede parecer, porque Tarod, aún siendo un chiquillo, está dotado de unos poderes que ni los miembros más poderosos de esa antigua comunidad son capaces de comprender y cuyo origen no quieren -o no se atreven a- investigar. Pero un día una misteriosa voz empieza a llamarlo por su nombre y a instarlo a que recuerde… y ahí comienza su lucha, pues intenta mantenerse fiel a unos principios caducos que son ajenos a su naturaleza.

Keridil Toln: Keridil, hijo único del Sumo Iniciado es el mejor amigo de Tarod desde que éste llega enfermo y casi moribundo al Castillo. Los dos muchachos poseen caracteres opuestos pero complementarios y en el fondo Keridil envidia el misterioso origen de Tarod y su existencia libre de cargas. Keridil, en cambio, ha nacido con una vida ya trazada por e destino: suceder a su padre como Sumo Iniciado tras la muerte de éste. Cuando la verdadera naturaleza no humana de su amigo se manifiesta, no duda en traicionarlo en aras de lo que considera justo: las estrictas normas impuestas por el Orden que no aceptan ninguna manifestación del Caos y, emprende con todas sus fuerzas y las de sus Dioses una lucha titánica por desterrar de la Tierra el mal que representa Tarod. Existencia pero que para el representan la Verdad.

Sashka: Shaska Veyyil Saravin tiene el honor de ser uno de los personajes femeninos más malvados de la fantasía épica. Bellísima, arrogante, inteligente, segura se si misma y, sobre todo, caprichosa y, sobre todo, convencida de merecer las mejores cosas. Sashka es una novicia de las Hermanas de Aeoris que no duda en usar sus encantos femeninos y la influencia del nombre de familia para acerarse a un misterioso adepto de negros cabellos de Séptimo Grado. Sin duda, la causa de la que Tarod se enamore de ella tiene que ser la Raíz de la Rompiente porque exceptuando su belleza ella no tiene nada que ofrecerle… Sashka es completamente odiosa y manipuladora pero Tarod no lo ve (se rumorea por ahí que el amor es ciego, pero no es posible que lo sea tanto) o no quiere verlo porque, en el fondo, la novicia puede ser una vía de escape para esas espantosas pesadillas y dudas que asolan su mente. Para Sashka, Tarod no es más que un capricho y no duda en traicionarlo cuando comprende que él es un obstáculo pero los planes de poder que se ha trazado, aunque siempre experimentará hacia él un deseo sordo que ni siquiera el odio podrá acallar.

Cyllan: Cyllan Anassan es una muchacha huérfana que se gana la vida aprendiendo el oficio de boyero con su tío, lo cual le permite viajar por todo el país. No es un oficio adecuado para una mujer, pero Cyllan dotada de ciertos poderes paranormales, no puede soñar si quiera en convertirse en una hermana de Aeoris, debido al escollo insalvable de su humilde origen. Desde el principio, entre esta joven de belleza anodina y carácter serio y reservado (consecuencia de su dura existencia) hay una confianza plena e intrínseca y aunque ella ansía algo más de él, se resigna a su destino porque se sabe poca cosa para él. Sin embargo, Cyllan, incluso en las circunstancias más adversas será leal a Tarod, a pesar de que ello se contraponga a las rígidas normas del supremo dios del Orden y de sus hermanos. Y representa la redención de Tarod, representada por el amor verdadero y desinteresado, después de la traición de Sashka, que lo había despojado de su humanidad. Cyllan carece de la cultura de Sashka pero en cambio está dotada de una inteligencia preclara e intuitiva.

Yandros: Yandros es la fuerza que representa al supremo Señor del Caos, enemigo ancestral de Aeoris y de sus santos hermanos. Suele tomar la forma de un hombre alto, de largos cabellos rubios y ojos de color cambiante… sus intervenciones en la trilogía son breves pero claves para su desarrollo; Yandros es un personaje oscuro y subyugante, de lengua rauda y mordaz. Como Dios Supremo del Caos está dispuesto a todo por recuperar su poder en aquella Tierra… su símbolo, como los de sus seis hermanos, son la Estrella de Siete Puntas y el Warp. En algunos aspectos, Yandros es pura ironía y sarcasmo, él único que pone la yaga en la herida de una sociedad y de una religión autocomplaciente, el único que ve la podedumbre que se oculta tras el aparentemente intachable sistema impuesto por el Orden. Yandros, en otras palabras, es caos, innovación y rebeldía.

Themila: Themila Gan Lin es una iniciada del Círculo que es como una segunda madre para los muchachos que entran en el Castillo como Adeptos. Para Tarod llega ser más importante que su propia madre, ya que le da el amor que ésta, por las circunstancias en las que se encontró tras su nacimiento, no le pudo.

Coran: Primo de Tarod, el único que jugaba y hablaba con él en la Provincia de Wishet donde pasó su infancia. Tarod lo mató por accidente jugando porque no era consciente de los poderes que poseía y ese hecho cambió su destino para siempre. Dar en el Círculo todo el mundo la quiere y la respeta.

Drachea: es el caprichoso hijo de un margrave; un personaje pagado de si mismo que será harto perjudicial para Cyllan y Tarod. Yo soy incapaz de encontrarle nada bueno y cada vez que releo los libros lo aborrezco más todavía si cabe.

Fenar Alacar: el alto margrave, un muchacho muy joven y sin experiencia. Aparece en la tercera parte de la trilogía El Orden y el Caos y su papel más importante es el de formar parte del Cónclave de Tres.

Reloj de S. Dalí

Curiosidades:

Adepto: llamados también Iniciados son los que conforman el Círculo y pertenecen a la casta más temida de la sociedad. Están dotados de poderes de origen parapsicológico. Exceptuando el Grado de Sumo Iniciado, que sólo hay uno y de carácter hereditario, el grado mayor es el Séptimo.

Ancianos: fue la raza dominante durante el antiguo reinado del Caos; una raza de hechiceros de poderes tan enormes que son inimaginables para aquellos que sirven al Orden. El Castillo donde residen los Iniciados fue construido por las fuerzas del Caos y pertenecía a los Ancianos.

Castillo de la Península de la Estrella: se trata de la antigua morada de los Ancianos, los antiguos servidores del Caos que fueron construidos por Aeoris y sus seguidores. El castillo se encuentra ubicado al norte del continente, en la Península de la Estrella y en la época actual es la residencia de los Iniciados, los cuales no comprenden ni conocen todas las cualidades y poderes que hay en ese lugar. Construido en piedra negra, todo el que lo ve se siente fascinado.

Fanaani: criaturas marinas pero de origen mamífero que no son fieles al Orden.

Hermandad: las hermanas de Aeoris sirven al dios; se trata de una organización parecida a un convento cristiano pero muchas de las hermanas tienen poderes extrasensoriales. La Hermandad, aunque en un principio debe recoger entre sus miembros a cualquier muchacha dotada de potencial, prefiere a las jóvenes de buena familia y sin talento. Cada residencia está al cargo de una matriarca.

La Guerra del Justo Castigo: el Orden se instauró en la Tierra porque los Señores del Orden contaron con la ayuda de los siervos de los Ancianos y tras la guerra consiguieron aniquilar a la antigua raza y expulsar a los Señores del Caos… ¿para siempre?.

Margrave: los margraves son los gobernadores de las Provincias que residen en la capital de las mismas, también llamadas Margraviatos. Hay un Alto Margrave que es el regente de toda la tierra y que reside en la Isla de Verano

Piedra Alma: Tarod tiene una piedra, una extraña gema que contiene su alma y, por tanto, el poder del Caos.

Warps: son tormentas de origen sobrenatural, el último legado del Caos en ese mundo. Antes de que un warp se acerque, la atmósfera se electrifica y el propio ambiente cambia; los warps presentan una amplia gama de colores extraños y entre la cacofonía, se escuchan las voces de los condenados que fueron atrapados por ellos y cuyo destino se desconoce. Todo el mundo siente hacia ellos un temor atávico, quizá porque es una fuerza titánica y desconocida en un mundo regido por las fuerzas del Orden.

“… Yo no puedo dominarte, debo confesarlo, pues lo sabes tan bien como yo en los viejos tiempos no había secretos para nosotros. Ve, pues. Habla al demonio de Aeoris. Confíate a su misericordia. ¡y dónde había siete habrá seis! Lloraremos tu muerte…” Yandros dixit.

Mapa:

Mapa


Libro de Visitas

Rita C. Rey. Ananke. ©

Creative Commons License


Esta web ha sido creada por www.ratondebiblioteca.es 2007-2017 ©
Contacto ¦ Legalidad