Quienes somos Relatos Poesías Recomendamos Nuestros productos Inicio Entrevistas Noticias Revista Libro de visitas Mapa web Premios Www.ratondebiblioteca.es Visiones Miembros de Www.ratondebiblioteca.es

 Mayo - 2017 

 L ¦ M ¦ M ¦ J ¦ V ¦ S ¦ D  V 

   1     2     3     4     5     6     7  

   8     9    10   11   12   13   14 

  15   16   17   18   19   20   21 

  22   23   24   25   26   27   28  

  29   30   31    26 

       Agenda cultural de
  www.ratondebiblioteca.es ©




   


Será mostrado si existe Comentario  

Top 10 películas más taquilleras en España Top 5 películas más taquilleras en Estados Unidos



Publicidad
Escrito por Ananke el 16/08/09

Amy McDonald -This is the life- Pinche en el enlace para votar

  Contiene un vídeo. Tiene una frecuencia de 44000 hertzios, profundidad de 16 bites en 2 canales para el audio. Estará bien, se lo aseguro.

This is the life

La música pop, salvo excepciones, me suele dejar bastante indiferente. No voy a decir que nunca la escucho y que sólo me deleito con los clásicos porque no sería cierto. Pero el pop se basa en falsos ídolos, creados por las grandes discográficas para alimentar el fervor de los adolescentes, grupos y artistas cuya esperanza de vida, con un poco de suerte no es mayor de cinco años: así pasó con los Take That, con los Backstrees boys o con las archifamosas (en su día) SpiceGirls. ¿Quién no recuerda a las adolescentes con las carpetas forradas con fotos y posters de sus ídolos que regalaban las revistas? Me atrevo a suponer que hoy día se sigue haciendo exactamente lo mismo que cuando yo tenía quince años pero con los grupos y cantantes de quita y pon del momento porque esas cosas nunca cambian. Y todo eso me deja fría.

Lo que triunfa una vez se explota hasta la saciedad desde todos los ángulos y puntos de vista posibles. A veces ocurre como el huevo y la gallina y ya nadie se acuerda de quien fue el artista original que puso de moda a las chicas supuestamente malas y rebeldes con causa en el escenario. Atrás quedaron (¡gracias sean dadas a todos los dioses!) las lolitas con uniforme escolar de hace años. Este estilo musical en su día se relacionó con la rebeldía juvenil, lo cual es falso ya que detrás se hallan las grandes discográficas que lanzan a la fama al artista o grupo de turno. Será porque nunca me ha interesado un músico o un actor para interesarme por su vida privada (o por lo que por cuestiones de marketing se vende como tal) o porque nunca he vivido el fenómeno fan en mis carnes.

Amy McDonald

Amy McDonald

Pero a veces, entre todo lo previsible de este estilo musical descubres un grupo o una cantante que te gusta. Así me pasó con Amy McDonald, a quien como la inmensa mayoría la descubrí gracias a su single “This is the life” que no dejaban de poner en la radio una y otra vez. Con la radio pasa una cosa muy curiosa, yo he llegado a detestar algunas canciones de tanto escucharlas en determinados programas y otras me han llegado a encantar. Y, como yo soy muy despistada (a veces pongo la radio para tener escuchar música de fondo pero no le presto verdadera antemción, a no ser que pongan una canción que realmente me guste) para estas cosas, hasta la tercera o cuarta vez que escuché “This is life” no me percaté realmente de que era una cantante que nunca había escuchado. Completamente nueva.

Amy Macdonald es una joven cantautora y compositora escocesa que me parece una de las mejores voces que ha dado el panorama musical de los últimos años en el pop. Y lo reconozco sin pudor y complejos; me encanta su estilo sencillo, su voz inconfundible y ese aire de niña buena que tiene, cuando hoy parece que para triunfar en el panorama musical se busca todo lo contrario: chicas más explosivas, que exploten su sensualidad (e incluso su sexualidad) destinadas a calmar (o acentuar, quién sabe) la revolución hormonal de los adolescentes.

Amy McDonald pertenece a la generación nacida a finales de los ochenta (25 de Agosto de 1987) por lo que está empezando a vivir la dorada década de los veinte. Y es escocesa. Yo tengo una extraña afinidad con los escoceses, me encantan. Así de sencillo pero desgraciadamente, no conozco muchos cantantes escoceses. Dejando a un lado mis filias, nadie tiene negar que la chica tiene una de esas voces que por su timbre, su calidad tonal resulta muy fácil de distinguir entre mil. Será mi escasa cultura en lo que a música pop se refiere, pero a veces tengo la sensación de estar escuchando a la misma artista y a la misma canción una y otra vez, como si hubiera entrado en un agujero de gusano o como si los encargados de elegir las canciones en los diferentes programas de radio formaran parte de una secta y se dedicarán de este modo a torturar al resto de la humanidad.

Amy McDonald, pese a su juventud siempre ha tenido muy claro que quería dedicarse a la música y componer sus propias canciones, en lugar de estudiar una carrera. Uno de los motivos por los cuales la música pop me suele producir cierto rechazo es que muchos artistas y grupos se suelen convertir, de mutuo propio, en carnaza de la prensa. Y a mí, personalmente no me interesa la vida privada de nadie. Sin embargo la prensa especializada no ha dejado de regalarle sus clásicos epítetos del estilo “sensación adolescente” o “Nueva sensación inglesa”  (¡Siendo la chica escocesa! En todo caso sería nueva sensación (de frescor en tu boca, porque parece que están hablando de un dentífrico o de un chicle) británica). En una entrevista, Amy McDonald dijo: "No me siento identificada con la generación de Adele, Duffy, y mucho menos con Amy Winehouse. Para empezar yo escribo mis propias canciones y practico otro estilo musical, además a mí no se me ha conocido antes como persona que como músico.”, dejando claro que sabe separar su vida personal de la faceta laboral.

Creo que esta chica representa la esencia del pop más puro y genuino; cierto que sus canciones son sencillas (pero en eso consiste el pop, si quieres música más compleja decántate por el jazz o por la música clásica), con ese punto folk que consigue que te imagines que estás en un pub de las Highlands o del Eire disfrutando de una pinta de Guinness.

This is the life

This is the life no es el disco de mi vida pero se deja escuchar y hasta disfrutan las canciones que contiene su álbum, editado por el sello discográfico Vértigo / Universal en 2007. Se han vendido casi cuatro millones de copias en todo el mundo. El éxito de su disco probablemente se debe tanto a su voz como a sus pegadizas canciones que se te meten en la cabeza, como ocurre con ejemplo con la canción que da título al disco:

Oh the wind whistles down

The cold dark street tonight

And the people they were dancing to the music vibe

And de boys chase the girls with the curls in their hair

While the shy tormented youth sit way over there

An the songs they get louder

Each one better than before

También podemos encontrar en este disco canciones sencillas y cargadas de ritmo, de fuerza, como Mr Rock N Roll y Barrowland Ballroom, (esta última dedicada a una mítica sala de conciertos de la ciudad escocesa de Glasgow).

Una de las canciones que más me han gustado del disco ha sido, me encanta la letra, me parece preciosa: A Wish For Something More

Oh the sun is shining far too bright

For it to still be night

Oh the air feels so cold, so cold and old

How can it be light?

Let’s take a walk outside

See the world through teach others eyes

I wish I was your only one

I think you’re beautiful but your hair is a mess

And your shoes are untied but that’s what I love best…

Aunque las canciones Poison Prince (dedicada a Pete Doherty) y Footballer’s Wifetampoco me desagradan porque son las más críticas e irónicas del disco. Youth od Today, Let´s star a band y L.A son las canciones que menos me han gustado, quizá porque hablan de los pensamientos, sentimientos y temores de los adolescentes, aunque se aleja de las típicas canciones de amor. Quizás las compuso cuando aprendía a tocar por su cuenta la guitarra y asistía a los conciertos de sus grupos favoritos… Reconozco que en Let´s star a band se refleja algo de esa emoción que se siente al ver y a escuchar a tu grupo de música favorito en directo…

Todas las canciones tienen un punto de frescura juvenil (normal, si ella no la tiene a sus años, a quién se le va a pedir) y un ritmo que engancha. Tiene una de las voces más inconfundibles del panorama pop actual y eso aunado con las letras pegadizas de sus canciones, la han convertido en una de las cantantes de su generación más apreciadas.

El tiempo dirá si los siguientes trabajos musicales de esta joven cantante y compositora siguen la senda de calidad trazadas por su primer álbum. Esperemos que si, ya que tanto el pop rock como el pop folk necesitan voces como la suya. Por el momento su primer disco me ha gustado más de lo que pensaba.


Libro de Visitas

Rita C. Rey. Ananke. ©

Creative Commons License



Publicidad
Escrito por Ananke y Athaires el 24/09/09

Mr Big -Reunion Tour 2009 (La Riviera, Madrid)- Pinche en el enlace para votar


Entrada

18-09-2009

Recuerdo aquella época dorada de Yngwie Malsmteen como una de las guitarras eléctricas más rápidas del momento, escalas tocadas a velocidad vertiginosa mientras los nombres de los grandes se agolpaban en la gira del G3 de E.E.U.U., Joe Satriani, Steve Vai, Eric Jhonson, Petrucci o grupos como Liquid Tension. En medio de todos estos nombres estaba el de Paul Gilbert, otro gigante de la eléctrica que comenzó su carrera real con el grupo Racer X en 1984. No nos podemos olvidar de su Superheroes, Technical Difficulties o Street Lethal, puro Heavy Metal de alta velocidad, técnico y pesado.

Fue en 1988 cuando abandonó Racer X y un año más tarde se juntó con Billy Sheenan (que tocó con Steve Vai), probablemente uno de los pocos bajistas del mundo capaz de seguir paralelamente los acordes de Paul Gilbert, para fundar el grupo de Hard Rock Mr Big. Se les unió el batería Pat Torpey (que tocó con Robert Plant) y el cantante Eric Martin. Un grupo que alcanzó la fama de forma muy rápida por la calidad de sus miembros ya veteranos de otras grandes formaciones (Racer X, Van Halen…) y que únicamente tuvo la separación en el 1996 del propio Paul Gilbert, dando paso a su carrera en solitario. Han sacado pocos discos (trece) pero es impresionante el trabajo de Hey Man y Bump Ahead entre otros, y es que las canciones de este grupo son más colectivas y no tan individualistas como los solos de Paul en Racer X.

Mr Big

Este grupo puso fin a su carrera musical en el 2002 hasta que por fin, después de siete años y los de siempre, decidieron juntarse de nuevo para celebrar los 20 años en una Reunion Tour 2009, que daba comienzo en Estonia en su Hard Rock Cafe de Tallin y que se acerca a España con tres conciertos en Madrid (La Riviera), Barakaldo (Vizcaya, Rock Star Live) y Barcelona (Bikini), todos ellos en Septiembre.

El concierto

Paul Gilbert

¿Vale la pena recorrerse seiscientos kilómetros para asistir a un concierto? Sí, rotundamente sí cuando se va a ver y escuchar en directo a un grupo de la talla de Mister Big, cuando el evento está perfectamente organizado y cuando llegas a una sala, como la Riviera que no conoces pero que cumple todas tus expectativas y más.

Cuando nos enteramos de que Mister Big regresaba con sus cuatro miembros originales y que en su gira mundial pasaba por España no nos detuvimos a pensarlo mucho porque éramos conscientes de que oportunidades como esta se presentan en una sola ocasión. Quizá podamos escuchar a Paul Gilbert en directo en solitario, pero no con Mister Big…

La odisea del viaje mejor la dejo para otra ocasión, sólo decir que íbamos con un sueño y un cansancio de buenos (sobre todo yo) pero que al llegar a la Riviera un poco después de las ocho y media, desapareció como por ensalmo y como las puertas ya habían abierto a las siete y media ya nos pudimos meter en ambiente. Primera preocupación: fotos, vale no es cosa mía. Segunda preocupación: me voy a buscar un buen sitio para disfrutar del concierto y poder ver bien a Sheehan y a Gilbert. Tercera preocupación: qué calor hace, me voy a pedir algo de beber a una de las barras y cuarta preocupación: se acaban los males, ¡han salido al escenario! No me lo puedo creer, estoy sólo a unos metros de Gilbert y compañía… suenan los primeros acordes de Daddy, Brother, Lover, Little Boy y me pierdo, junto con el resto del público en ese mundo especial que se crea en los buenos conciertos.

La música en directo posee una magia que no tiene ninguna grabación… durante unas horas los músicos se convierten en dioses adorados por una multitud que corea sus canciones. Como siempre, la parte más entusiasta del público está al pie del cañón, junto al foso… por mi parte prefiero disfrutar desde la retaguardia. Me fijo en el cantante, Eric Martin, vestido de negro y rojo (a mí me recuerda a un camarero), tiene una buena voz… no tiene la potencia de Rolf Halford (el corrector de Word se empeña en escribirlo “Ron”; sin comentarios) pero me sorprende en directo y me gusta su actitud alejada de la clásica pose del cantante “Estoy aquí para que me adoréis”.

Y el batería, Pat Torpey (Cleveland, Ohio, 1954), se mantiene a la altura de Gilbert y Sheehan. Reconozco que estoy aquí, sobre todo, por ver y escuchar a Gilbert en directo, pero me encanta la percusión. Por muy buenos que sean el bajista y el guitarrista si el batería no está a la altura, el grupo se queda en el proyecto de “pudo haber sido grande pero no lo fue” Afortunadamente este no es el caso. Y es que Pat Torpey ha tocado con el mismísimo Robert Plant (sí, claro que es el que estás pensando, el vocalista de Led Zeppelin, yo no conozco a otro Robert Plant).

Tocan Take cover, Alive and Kickin y Next Time Around y Gilbert demostró porqué se lo considera uno de los mejores guitarristas del mundo; un verdadero genio de la guitarra, un dios. Domina su instrumento como nadie y parece abstraerse del resto del mundo mientras toca acordes imposibles con su guitarra Y Sheehan se mantiene a su altura; es un bajista excelente, uno de los pocos que le pueden dar la réplica a Gilbert. Por separado, ambos son músicos excelentes, pero juntos rozan la perfección.

Billy Sheenan

Quizá otros hubieran quedado más satisfechos con más canciones y con menos “lucimientos en solitario” del guitarrista y del bajista pero nosotros quedamos encantados. A mí me supo a poco, porque sólo cuando tienes el privilegio de verlos y escucharlos en directo comprendes realmente el motivo que se encuentren en el pódium de honor. Además, me parece que eligieron muy bien cuando hacer los solos, como un interludio entre las canciones que da tiempo a descansar un poco tanto al cantante como al público que se deja las cuerdas vocales coreando las canciones. Y, por cierto, Pat Torpey también tuvo su solo (aunque los solos de los batería suelen ser más habituales en los conciertos) después de que Eric Martin se emocionara cantando: Hold Your Head Up Just Take My Heart y Temperamental. Por cierto, me encanta la letra de esta última canción.

Creo que es uno de los escenarios más sencillos que he visto pero para mí el telón de fondo negro fue más que suficiente… no me voy a poner en plan farisea y negar que no disfruto cuando, como por ejemplo, Halford saca su moto en los conciertos como si saliera del propio infierno pero yo estaba tan convencida de que iba a ver músicos de altísima calidad en la Riviera que no me importó. Un escenario puede ser increíble pero si los músicos no están a la altura no sirve de nada y yo, más que con el continente me quedo con el contenido.

Para mí, Mister Big cumplieron al 100% las expectativas del público asistente, por lo menos las nuestras y la de la mayoría, aunque supongo que siempre hay alguien que sale decepcionado. Si es así, me pregunto cómo demonios fue a parar a un concierto de este grupo. Menos mal que lo que iba a ser una pequeña reunión para conmemorar el vigésimo aniversario de la banda se convirtió en este “Reunion Tour” porque, sinceramente, Japón me queda muy lejos… hasta para ver al señor Gilbert.

Volviendo al concierto debo decir que el dueto de Gilbert y de Sheehan fue espectacular. Resulta increíble la maestría técnica que tienen ambos y como se compenetran a la perfección pese a lo opuestas que parecen sus personalidades; el guitarrista, como comentaba antes, concentrado en su propio mundo mientras que el bajista interactúa más con el público. Confieso que hubiera pagado lo mismo por ver a Gilbert en solitario e incluso a Sheehan, que disfruto muchísimo con los solos y que no me importó nada que fuera tan instrumental, ¡al contrario! Me lo pasé en grande disfrutando en concreto del “pique” de estos dos virtuosos.

Poder ver eso en directo es un privilegio porque grupos y conciertos hay muchísimos pero músicos que toquen de esa manera hay muy pocos.

Y Eric Martin, estuvo a la altura de los músicos aunque quizá tuvo que hacer demasiados descansos y reconociendo que los músicos hacen también los coros… pero no sé, no me decepcionó tal vez porque no es mi vocalista preferido o porque entiendo que debe ser difícil para un cantante estar a la altura de Gilbert.

Cuando Gilbert sacó la guitarra de doble mástil y luego apareció Sheehan con el bajo de doble mástil me volvieron a dejar fascinada, sin duda, esos dos consiguen transportarme a otro mundo. En fin, no sé si toda la gente que estaba allí era consciente de que se hallaba ante dos genios, dos de los mejores virtuosos del rock pero por la respuesta que tuvo el público diría que sí. Yo… creo que todavía estoy ahí… Gilbert, eres increíble, un dios de la guitarra. (¿Se me permite un comentario frívolo, por favor? Ese estilo setentero que llevaba no me gusta nada de nada, ¡qué horror de pantalones!).

Pat Torpey

Las canciones me parecieron acertadas, correctas pero tengo que reconocer que no les presté tanta atención como a los señores Sheehan y Gilbert. Me quedo con “Temperamental”, porque para mí Eric Martin estuvo ahí muy bien, con “Wild world” y con “Take a walk”.

Al final, tuvieron tiempo para las versiones y sé que a más de uno se lo han ganado para siempre gracias a la versión que tocaron del “Highway To Hell” (En realidad el comienzo). Quizá no se esperaban tener un público tan entusiasta, no sé, a mi me dio la sensación de que estaban sorprendidos, sobre todo el vocalista que parecía estar encantado y muy agradecido.

El solo de Billy Sheehan demostró porque se lo incluye en la lista de los mejores bajistas del mundo; tiene unos dedos raudos y consigue maravillas con su bajo a base (como él mismo suele decir en las entrevistas) de practicar y practicar.

Hubo alguna canción, como “To be with you” en que Gilbert tocó con la guitarra acústica y terminaron con “Colorado Bulldog” y “Shy boy”.

La duración del concierto me pareció perfecta, ni muy largo ni demasiado corto; tal vez de no estar tan agotada me habría sabido a poco. Pero las últimas canciones las aguanté por pura fuerza de voluntad y porque, sin duda alguna, merecen la pena… como si me tengo que pasar dos noches sin dormir. Y no, no soy fan, yo no soy fan de nadie pero se reconocer las grandes oportunidades y un concierto de Mister Big, con los cuatro miembros originales lo es.

Debo decir que los dos salimos encantados a pesar del cansancio, con esa sonrisa de satisfacción que te queda después de asistir a un concierto con una banda de virtuosos como esta. Todo fue perfecto, sólo le pongo un pero: las palmeras que hay en el centro de la sala, entiendo que quedan muy bien y tal, pero en determinadas zonas no te dejan ver bien el escenario.

Eric Martin

Photopass concedido por:

R.M. Concert Promotions    Production Manager


Libro de Visitas

Rita C. Rey (Redacción) y Pablo Herrero Coira (Redacción y Fotografía) ©

Creative Commons License



Publicidad
Escrito por Ananke el 12/10/09

El décimo reino Pinche en el enlace para votar


El Décimo Reino

“He vuelto pero mi labor no ha acabado. La Casa de Blancanieves sobrevive, tú debes completar esa labor: en las ruinas de mi castillo encontrarás la fuente de mi poder. Estos son mis regalos, ellos te darán poder: espejos para viajar, espejos para espiar, espejos para recordar, espejos para olvidar, espejos para gobernar el mundo”

Quienes me conocen saben que dos de mis grandes pasiones son la mitología y la fantasía épica; bueno, la fantasía en general. Soy de esas personas que conserva, manoseadísimos, los libros de cuentos de hadas que leía cuando era muy pequeña y me gusta conocer el significado profundo de los cuentos y leyendas en apariencia más inocentes. Porque no todo es lo que parece y porque, sin duda, la literatura oral, pierde innumerables matices cuando se fija en la forma escrita. Además, solemos olvidar que lo que hoy consideramos cuentos de hadas, en su día, estaban dirigidos a oyentes adultos.

Pero hoy no voy a escribir de libros, ni siquiera de una película de mi género predilecto, sino de una serie que para mí es una de las mejores que he visto nunca. Se trata de 10th Kingdom (El Décimo Reino en lengua cervantina), una miniserie estadounidense considerada de culto por muchos amantes de la fantasía. Yo tuve la suerte de verla la primera vez que la emitió Telecinco, allá por el cambio de milenio y de siglo y se convirtió en una de mis series preferidas junto a otras de las que quizá muchos no habéis oído hablar pero que otros recordaréis con tanta nostalgia como yo misma, como El cuentacuentos, Fantaghirò, El Anillo del Dragón…

Me gusta todo aquello que me hace soñar: necesito evadirme de la realidad y si adoro la fantasía es porque no pone trabas a la imaginación. Opino que la frase tan manida de: “la ficción siempre supera la realidad”, es un recurso fácil para las personas que carecen de imaginación. A mí, desde luego, no me sirve porque creo, que la imaginación es lo único que nos salva de la locura.

NO LEAS LOS PÁRRAFOS SIGUIENTES SI NO HAS VISTO LA SERIE.

Argumento:

Virginia es una chica normal que vive con su padre y trabaja como camarera en el restaurante de Central Park, un parque que parece un inmenso y sombrío bosque. Un día, un precioso perro dorado, un hombre que en realidad es un lobo y unos trolls se cruzan en su camino: son criaturas provenientes de los Nueve Reinos, donde los cuentos de hadas son la verdadera historia y dónde la magia no sólo es posible sino cierta. La malvada madrastra del Príncipe Wendell ha conseguido huir de la prisión donde ha estado largos años confinada, se ha hecho con el poder y ha convertido a su hijastro en un perro. El Príncipe perro consigue huir a través de uno de los espejos mágicos de la reina y seguido por los secuaces de la Reina, Lobo y los trolls, se encuentra con Virginia. La joven no es consciente de que su monótona vida de camarera está a punto de cambiar para siempre ya que ella y su padre se verán arrastrados a un mundo que no creían posible.

La historia se desarrolla doscientos años después del reinado de las Grandes Reinas, aquellas que han pasado al llamado Décimo Reino como las protagonistas de los cuentos de hadas más conocidos: Cenicienta, Caperucita Roja y Blancanieves.

Una de las imágenes más fascinantes es, en los títulos de crédito, la metamorfosis de Nueva York en una ciudad de cuento de hadas, es como un preludio de lo que vendrá después. El primer capítulo quizá sea el más hilarante porque es cuando Virginia se encuentra con Wendell que, como bien sabemos, es un perro, con Lobo y con los trolls. El padre de Virginia es único, sin duda se toma mejor que la hija la existencia de ese mundo paralelo mágico aunque no deja de meterse en líos, tal y como sucede en nuestro propio mundo además se encuentra con que su esposa, la misma que lo abandonó a él y a su hija en extrañas circunstancias, es la Malvada Reina. Para que luego digan que las casualidades no existan.

Lobo… ¿qué decir de un lobo que lee libros de autoayuda? Sin duda es el personaje más complejo, porque en un principio ha jurado lealtad a la Reina pero está realmente enamorado de Virginia… si la ayuda a regresar al Décimo Reino la perderá para siempre pero, al mismo, tiempo, sabe que los lobos sólo se emparejan una vez de por vida. Cuanto más intenta deshacer la influencia de la Madrastra perversa sobre él más insiste esta en tenerlo controlado, de una manera tan absoluta a como controla a su cazador, el mismo cazador, supongo, que la madrastra de Blancanieves ordenó que matara a su hijastra.

Las referencias a los cuentos de hadas se suceden en ese mágico mundo… me sorprendió la elección de una Blancanieves tan… si, es que siempre me la he imaginado más etérea, más frágil. Aunque la estética que luce Blancanieves, cuando cuenta su historia a Virginia, es sin duda la de la película de Disney. Como el Cuarto Reino pertenece a la Casa Blanca, las referencias al cuento son constantes, desde la peineta y las manzanas envenenadas al cazador y los espejos mágicos.

Virginia y su padre que en Nueva York vivian una vida tan anodina, se encuentran con un pez capaz de convertir en oro todo lo que toca, con un pueblo donde tienen el curioso concurso de la Bella Pastora y donde Lobo a un juicio por homicidio, con maldiciones gitanas que hacen que el cabello de la muchacha se convierta en la larga cabellera de Rapunzel, (me pregunto cuánto champú y cuánto acondicionador necesita una melena de esas características), con anillos de compromiso cantores, con zapatos mágicos que hacen invisibles y con la Ciudad del Amor… la escena del beso es preciosa.

En cambio, el Bosque de Judías parece un lugar terrorífico, tenebroso; no hay más que ver la cara que se le queda a Virginia cuando Lobo le dice que ese es el camino seguro.

Trolls

Personajes:

Virginia Lewis: es la protagonista femenina, una chica joven que vive con su padre, trabaja como camarera y de vez en cuando vista a su estrafalaria abuela. A pesar de ser una chica soñadora, está obligada a ser realista para sacara a su pequeña familia adelante. En la serie está interpretada por Kimberly Williams.

“Mi nombre es Virginia y vivo pegadita al bosque. Bueno, más o menos, mi padre es portero, por eso tenemos un apartamento pegadito al lado de Central Park. Puede que les resulte penoso que todavía viva con mi padre y, bueno, tal vez tengan razón. Pero no sé, sólo me tiene a mí y… yo no estoy saliendo con nadie en este momento. Así que da igual. Soy camarera en el restaurante del parque pero un día encontraré un socio y abriré mi propio restaurante: sólo necesito un buen hombre al que le interese la comida”

Lobo: mi personaje preferido, sin duda el mejor perfilado, lleno de ironía y con las costumbres de un lobo. Adora la comida, tiene un rabo (una cola peluda), le pierden los lechones y sobre todo, los blancos corderitos. Lobo se enamora perdidamente de Virginia desde el principio y no duda en traicionar a la Reina (quien lo saca de la Prisión Memorial de Blancanieves después de que le jure lealtad), porque él como buen lobo es fiel al amor y no desiste pese a los desplantes que le hace Virginia, porque la chica no se puede fiar de un hombre que encontró intentando cocinar a su propia abuela en la bandeja del horno. Cosas de lobos. El actor que interpreta su papel es Scott Cohen.

Anthony Lewis(Tony): el padre de Virgina es, a primera vista un hombre de mediana edad fracasado, abandonado por su esposa, que trabaja como portero en una comunidad de vecinos no muy agradable. Algunos de los mejores momentos de la serie son suyos como la parodia del rey Midas con el pez de oro y la relación que mantiene con el príncipe Wendell. Está interpretado por John Larroquette.

Príncipe Wendell: es el heredero al trono del cuarto reino, un joven engreído y petulante que poco antes de su coronación tiene que visitar la Prisión Memorial de Blancanieves, donde su madrastra languidece, ya que esta ha pedido la libertad. La malvada reina lo convierte en un precioso Golden Retriever. A Wendell lo interpreta Daniel Lapaine.

Christine White, (La Reina): Diane Wiest interpreta al personaje más malvado de la serie en torno al cual giran, realmente, todos los demás. Christine es la madre desaparecida de Virginia, quien un día desapareció sin dejar rastro; lo que su familia no podía sospechar y mucho menos imaginar es que se había convertido en la aprendiza y heredera de la vieja bruja que había condenado a muerte a Blancanieves. La Reina quiere dominar los Nueve Reinos y está dispuesta a sacrificar cualquier cosa por conseguirlo.

El cazador: un hombre sin piedad, capaz de rastrear cualquier rastro por difícil que este sea y completamente entregado a la Reina. Posee una ballesta mágica, regalo de su majestad. Lo interpreta el actor Rutger Hauer.

Mapa de El Décimo Reino

Otros:

Durante mucho tiempo, como muchos seguidores de esta serie me pregunté si había un libro, porque en la serie Virginia da a entender que así es; y sí, hay un libro titulado "El Décimo Reino" cuya autora es Kathryn Wesley. Y aquí una de las cosas curiosas que se han hecho en la red sobre la serie en esta dirección.


Libro de Visitas

Rita C. Rey. Ananke. ©

Creative Commons License



Publicidad
Escrito por Ananke el 21/10/09

Snow White, a tale of terror Pinche en el enlace para votar

  Contiene vídeo de 105.073 segundos en formato de 476 píxeles de ancho y 360 de alto, 698.61502003369 de bitrate a 29.96964015494 frames por segundo. Tiene una frecuencia de 44000 hertzios, profundidad de 16 bites en 2 canales para el audio. Estará bien, se lo aseguro.

Blancanieves -Un cuento de terror-

No tengo ningún pudor en decirlo alto y claro: me encanta esta película desde que la vi una madrugada (por esas casualidades que tiene la vida) de hace ya bastantes años, cuando todavía no era tan conocida. No es una gran película, ningún crítico ortodoxo decente la va a incluir dentro de su lista de las mejores películas de la historia y, sin embargo tiene algo que fascina a aquellas personas a las que nos gustan los verdaderos cuentos de hadas y que intentamos comprender su simbolismo. Siempre he dicho que me gusta todo aquello que me haga pensar, imaginar y evadirme de la realidad y Michael Cohn (el director, de Snow White a tale of terror 1997) lo ha conseguido con esta película porque, aunque sea una comparación prosaica, a veces no te apetece comer marisco de primera calidad sino una buena tortilla de patatas.

Supuestamente, la película se basa en la auténtica historia que escribieron los hermanos Grimm y de todos es sabido que esa versión era una de las muchas que se habían transmitido de generación en generación en el transcurso de muchos siglos. Como en todo mito, rastrear la primera versión de lo que hoy en día conocemos como cuentos de hadas, es una tarea casi imposible porque la literatura oral es profundamente variable, cambia las partes que no considera correcta, añade otras de su propia cosecha, etc, aunque siempre mantiene la estructura básica y el significado original.

Jacob y Wilhem Grimm, más conocidos como los hermanos Grimm fueron unos eruditos y filológos alemanes que no sólo recopilaron cuentos y leyendas populares de su país sino que publicaron gramáticas y diccionarios. Sin duda, el interés de los hermanos Grimm por los cuentos populares se debió en parte a que a principios del siglo XIX el romanticismo se encontraba en su auge y todo aquello que antes se considera vulgar y falto de interés empezaba a llamar la atención de los eruditos y de los profesores universitarios.

La teoría de que Blancanieves era la princesa alemana Marguerite Von Waldek, una mujer de gran belleza a la que Felipe II cortejó y que acabó sus días envenenada no me interesan; es lógico que los cuentos y los mitos tomen elementos reales pero eso es simplificar demasiado las cosas.

Argumento

El Príncipe Frederick Hoffman y su joven y embarazadísima esposa, Liliana sufren un accidente de carruaje en un tétrico bosque nevado. La mujer está muy malherida por lo que el príncipe tiene que tomar una dura decisión: abrir el útero de su esposa moribunda y salvar a su hijo nonato. Los años pasan; Liliana, la niña nacida en tan trágicas circunstancias es una niña alegre, traviesa, con una existencia plácida bajo los cuidados de su amantísimo padre y de su nodriza, una mujer mayor a la que llama Nannau.

Un día Frederick se da cuenta de que él necesita una esposa tanto como Lilli precisa de una madre que la cuide; la elegida será Lady Claudia, una bellísima mujer pelirroja que llega al castillo acompañada de su hermano mudo, Gustav y de un espejo que perteneció a su madre. Poco más sabemos de su pasado aunque intuimos que el deseo de poder de Claudia, de prosperar en la vida y de conseguir un estatus social alto deben de hallarse influenciado por la figura de su difunta madre.

La relación de Lilli y su madrastra nunca es buena, la niña desconfía de ella instintivamente a pesar de que la mujer trata de ganársela con regalos; Claudia realmente ama a Frederick, por lo que le resulta difícil luchar contra su hijastra quien, como muchas otras niñas, sufre un claro complejo de Electra. No me refiero a un amor romántico sino a que Lilli, una niña que perdió a su madre al nacer, centra todo su amor en la figura de su padre. Y Claudia es una poderosa rival, que quizá pueda conseguir que su padre olvide a su idolatrada esposa difunta y, con ella, a su hija.

Lily y Claudia

Las estaciones se suceden, después de nueve largos años Claudia está esperando a su primer hijo. Para celebrarlo, en el castillo se ofrece una fiesta en la que una Lilli rebelde, se pone el vestido blanco de su madre en lugar del que Claudia le había pedido que llevara puesto.

La madrastra sufre un parto prematuro y el niño nace muerto; el espejo demoniaco que la había aconsejado durante aquellos años le insinúa que la culpable de su mal es su hijastra y, Claudia decide eliminarla. Para ello le pide a Gustav que la mate en el bosque pero la muchacha consigue huir y, después de vagar sin rumbo encuentra un viejo castillo abandonado donde se refugia de los lobos y de las restantes alimañas del bosque. No sabe que es el hogar de unos proscritos empeñados en descubrir la veta madre de una mina y tampoco que su padre pronto se hallara a merced de Claudia, cuya locura, influenciada por el maligno espejo alcanza su punto culmen. Mientras el castillo del Príncipe Hoffman se convierte en un lugar demoniaco, Lilli tendrá que hacer frente a los proscritos que lejos de tener una actitud afable y paternalista la tratan rudamente, la consideran un problema y la observan de manera bastante lasciva.

El jefe no oficial de la banda, Will, un hombre que se había negado a participar en las Cruzadas y que por ello había perdido a toda su familia, la toma bajo su protección aunque la relación es difícil desde un principio porque ella no deja de ser una princesa mimada y consentida y él un hombre irónico y endurecido por la vida.

El espejo revela a Claudia la verdad, que su hijastra todavía vive…

Y ella está dispuesta a hacer cualquier cosa por eliminar su presencia y su recuerdo de la faz de la tierra…

Personajes:

Claudia (interpretada por Sigourney Weaver en el que probablemente es uno de los mejores papeles de su carrera; es increíble la locura y desesperación que transmite el personaje). Como en el cuento y en la película de Disney es la madrastra, una mujer inteligente, bella y profundamente narcisista, presa fácil de las manipulaciones del demoniaco espejo que heredó de su madre. Al principio de la película Claudia se muestra encantadora pero a medida que esta transcurre sus defectos se hacen patentes hasta que finalmente la muerte de su hijo la sume en la locura y su único deseo a partir de ese momento es destruir y vengarse de aquellos que le han hecho daño.

Lilli (Liliana Hoffman, interpretada por Monica Keena), a la que nunca se la llama Blancanieves en la película, es una joven caprichosa y mimada que aún después de nueve años sigue aborreciendo a la mujer de su padre. La muchacha desea abandonar su hogar para alejarse de la influencia de Claudia, por eso mantiene un romance con Peter Gutenberg, el doctor, quien está dispuesto a pedir su mano en matrimonio. Cuando se encuentra con los proscritos se da cuenta que el mundo no es el lugar idílico que imaginaba pero no tiene a ningún sitio al que ir y los hombres se acaban acostumbrando a su presencia y más que la rudeza y las bromas pesadas de los otros le molesta la sútil ironía que Will muestra hacia ella.

Will (interpretado por Gil Bellows) es uno de los enanos que acogen a Lilli en el castillo abandonado. Tiene una cicatriz en el rostro y la espalda surcada por una red de ellas causadas por hombres de dios, que lo castigaron a perder a su familia cuando se negó a luchar en las Cruzadas. La atracción entre el y la Princesa es más que evidente y a pesar de salvarle la vida en varias ocasiones no le exige nada a cambio aunque se muestra irónico con ella y la hace enfrentarse con la realidad. Es un personaje que me encanta porque introduce un elemento nuevo en la historia y porque a las republicanas no nos gustan los príncipes encantados que por el mero hecho de ser “príncipes y guapos” se quedan con la chica y con la porción grande la de la tarta.

Frederick Hoffman (interpretado por Sam Neill): cuando nace su hija pierde a su esposa y no es hasta años después que decide volver a casarse. Quizá su mayor defecto es que nunca toma partido por nada y que intenta mantenerse alejado del conflicto que surge al instante entre Claudia y Lilli. Aunque no es una figura tan pasiva como el padre de Blancanieves en el cuento original y en la versión de Disney si es cierto que su actitud neutral es la que desencadena los hechos porque es incapaz de decirle a Claudia que no tiene que luchar contra el recuerdo de su primera esposa y a su hija que su madrastra nunca va a ocupa su lugar. En mi más sincera opinión, pienso que vive en la inopia. Se trata de un hombre profundamente religioso por eso no deja de ser sarcástico el final que su esposa planea para él en un inquietante rito satánico.

Gustav (interpretado por Miroslav Taborsky) el hermano mudo de Claudia, profundamente dominado por esta. Cuando su hermana le pide que mate a Lilli no duda en ningún instante en cumplir sus órdenes pero la huida de la joven le hace mentir y su preocupación porque descubra su engaño Claudia lo interpreta como pena hacia la joven.

Peter Gutenberg (interpretado por David Conrad) es el médico de Lady Claudia y el “prometido” de Lilli, un joven atractivo y elegante al que la pérfida Claudia manipula como si fuera un títere. Peter queda totalmente eclipsado por la figura de Will.

Otros personajes: Liliana, la primera esposa de Frederick que fallece en trágicas circunstancias; Nannau, la nodriza de Lilli, Ilsa, la doncella; los hombres del castillo abandonado, los “mineros” Lars, Scar, Rolf….

Liliana

Escenas:

Para mí una de las mejores escenas es la que abre la película, el accidente del carruaje en el que viajaban el príncipe Hoffmann y su embarazadísima esposa y como son atacados por los lobos. El bosque se presenta como un lugar tétrico, oscuro, lleno de bestias salvajes y, como en el cuento, Liliana muere al nacer su hija. La escena de la princesa vestida de azul y de la sangre cubriendo la nieve es preciosa. Una vida por otra: para que alguien viva, otra persona debe morir.

Después de la ceremonia de matrimonio, cuando Frederick y Claudia están acostados en la cama de matrimonio, cubiertos únicamente con una fina sábana, el cura, los invitados y los sirvientes rocían la cama con agua bendita, todos excepto Lilli quien tira el agua a la cara de su nueva madre y se escapa corriendo. La niña busca refugio en la habitación de Claudia escondiéndose debajo de su cama, Nannau entra a buscarla y creyendo que se ha escondido dentro del armario del espejo de la señora abre la puerta y… lo que el espejo muestra a la nodriza nunca lo sabremos, sólo lo podemos imaginar o suponer. Es lógico suponer que Lilli se siente abandonada por su padre, desplazada por su madrastra y que teme que este la abandone completamente.

La escena de Claudia después de perder a su hijo, Claudia ensangrentada, sudorosa, desgreñada y sucia después de parir a un niño muerto le pide a su hermano que no permita que quemen al niño y preguntándose delante del espejo: “What does this happen to me?” (¿Por qué me pasa esto a mí?) Es entonces cuando el espejo, cuando se encuentra tan perturbada, le comienza a hablar insidiosamente… Quizá sea una manera de disculpar el narcisismo y la maldad de Claudia, descargando el peso de la culpa en el objeto mágico y corrompido.

Lilli huyendo a través del bosque de Gustav, me gusta la escena por su simbolismo (la presa logra escapar del cazador aunque es cierto que no es un cazador muy avezado) y por su estética, el bosque y en contraste el vestido rojo y blanco de la joven.

La macabra escena en la que Claudia le ofrece a su marido un estofado de carne porque piensa que se está comiendo a la joven; quizá tenga mucho que ver con esa creencia de algunos pueblos que al comer parte del cuerpo del enemigo obtienen su poder, sus cualidades.

La escena en que los “enanos”, en realidad unos proscritos la encuentran dormida, con la hogaza de pan.

El beso de Lilli Y Will, por su ternura, por la forma que tienen de mirarse y la carga sexual que esconde. Y supongo que todos después de verla pensamos en lo mismo, que falta una escena en la película.

Lilli lavando su vestido rojo en el río cuando llega su madrastra disfrazada de vieja bruja calva y se pone a conversar amistosamente con ella sin que la muchacha la llegue a reconocer consiguiendo que le haga confidencias. Le ofrece una manzana roja envenenada y Lilli cae en un estado catatónico tan parecido a la muerte que es difícil, por no decir imposible, diferenciarlo de esta. Liliana en un estado de coma profundo en el que se suceden las pesadillas sin principio ni fin. En las versiones más antiguas del cuento siempre era la madre quien le ofrecía la fruta prohibida.

La escena del entierro de Lilli en un ataúd con la tapa de cristal (sacado de una de las ventanas del castillo en ruinas) y como Will lo abre y la insta a respirar… me pregunto como sabia el que estaba viva y lógicamente tiene que ser él quien la resucite y no el príncipe encantador, representado aquí por el doctor. Liliana vuelve a la vida cargada de decisión, la única que puede tomar… salvar a su padre. Se dice que esta escena representa un ritual de paso a la madurez, y abandono definitivo de la infancia y de entrada en el mundo adulto; igual que de una crisálida sale una mariposa, del ataúd sale una Lilli más madura y decidida.

Algunas frases:

Oh, brother, you mustn´t feel bad. The blood you have shed is just the venom of a scheming child” (Claudia Hoffman)

Never look a raven in the eye for too long. Might steal your soul and fly away with” (Will)

You can see, and you can hear, but from inside the tomb of your mind. No breath will escape your lips, no tears your eyes. To the world, you are dead. And soon, even your precious father will forget… you were ever alive. But you, my dear, you will have all eternity… to remember” (Claudia Hoffman)

He dreams of fire. They tied him to a stake, then burned his family while he watched. And then they placed a red-hot cross of iron across his face, because he would not repent” (Lars)

I take it you not have manners” (Lilli)

How could you know anything about anyone, you live like an animal; you hide out like a criminal” (Lilli)

Claudia

Otros

Como todo cuento de hadas que se precie, la película contiene un buen número de elementos simbólicos que hay que saber interpretar.

Originalmente los colores blanco, rojo y negro estaban dedicados a la Gran Diosa.

Los cuervos (consagrados tradicionalmente a Odín) simbolizan la muerte y la profecía aún hoy en día mi madre mira con preocupación cuando una bandada de cuervos sobrevuela en círculos porque su leyenda de aves de mal agüero se ha conservado a lo largo de los siglos.

La manzana, la fruta de la tentación, aparece al principio de la película cuando Lilli, de niña, juega en el cementerio e intenta alcanzar una fruta de un árbol que crece en su borde. La manzana es intensamente roja, al igual que la manzana emponzoñada que le ofrecerá Lady Claudia disfrazada de bruja.

El blanco es el símbolo de la pureza pero al mismo tiempo también es el color de la muerte, por lo que sigue simbolizando el luto en muchos países e incluso en nuestra cultura pues no debemos olvidar que los ataúdes de los niños son blancos.

El rojo simboliza la sexualidad, por eso en el cuento no deja de aparecer ni tampoco en la película, desde la sangre del trágico parto de Lilli hasta la sangre en la mejilla de esta al final, cerrando un ciclo de muerte. Según los expertos en el tema, la sangre y el color rojo representan tanto la menstruación como el sexo.

El espejo simboliza el narcisismo de Claudia… en la película más que mágico es un elemento demoníaco; yo estoy casi segura de que si pertenecía a la madre de Claudia y de Gustav, que esta se había dedicado a la magia negra. No sé, es una de las ideas que siempre me rondan por la cabeza después de ver esta película.


Libro de Visitas

Rita C. Rey. Ananke. ©

Creative Commons License


Esta web ha sido creada por www.ratondebiblioteca.es 2007-2017 ©
Contacto ¦ Legalidad